A Sparky Anderson le costó ganar con los Navegantes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

De la mano de Sparky Anderson, quien posteriormente ganó más de 2 mil juegos en 26 temporadas en las Grandes Ligas y alzó tres veces la copa de campeón de la Serie Mundial, reaparecieron los Navegantes del Magallanes en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional durante la temporada 1964-65.

Publicidad

Con 30 años de edad, después de breve pasantía como bigleaguer con los Filis en 1958, Anderson acababa de estrenarse como piloto del equipo Toronto Maple Leafs, sucursal de los Bravos de Milwaukee en la Liga Internacional AAA, cuando aceptó oferta para dirigir en Venezuela.

Receso de 8 años
Magallanes había experimentado problemas financieros después de la temporada 1954-55. Mientras se preparaba el siguiente certamen, el propietario de la divisa turca, don Carlos Lavaud, dejó de asistir a las reuniones. A la tercera falta se produjo la salida automática, de acuerdo a estatutos, por lo que el coronel Benjamín Maldonado, entonces presidente del circuito, decide arrendarle el equipo a un grupo de empresarios encabezados por Damián Gaubeka.

Bajo la nueva administración el Magallanes de la edición 1955-56 apenas gana 22 de 52 partidos y finaliza en el último lugar. Gaubeka y sus socios revelan que el equipo produjo muchas pérdidas, por lo que colocaron la franquicia a disposición de la LVBP, institución que aceptó la oferta de 80 mil bolívares que hicieron los publicistas estadounidenses Joe Novas y Johnny Cruz.

A partir de ese momento, Magallanes hizo mutis del beisbol profesional por ocho años. Su lugar pasó a ser ocupado por los conjuntos Oriente y Orientales, que heredaron buena parte de la fanaticada. Pero no fueron capaces de cosechar los éxitos de los turcos.

La mejor actuación de Oriente fue la que registró en la temporada 1961-62, dirigido por Daniel “Chino” Canónico, equipo que contó con José “Carrao” Bracho con récord de 15 victorias y que perdió la serie final en cinco juegos ante Caracas.

Y en la XI edición de la Serie del Caribe disputada en el estadio Universitario de Caracas, actuaron sin ser campeones de la LVBP. En esa ocasión superaron a Rapiños, campeones de la Liga Occidental, en serie de siete juegos para escoger el representante venezolano.

Gracias al “Catire”
En enero de 1964, tras finalizar en la última casilla con marca de 21-29, el empresario Antonio José “Catire” Istúriz, quien había adquirido la mayoría de acciones del club Oriente y le había cambiado el nombre a Orientales en la edición 1963-64, anuncia que don Carlos Lavaud lo ha autorizado a utilizar de nuevo el nombre de Magallanes, y que a partir del mes de octubre el equipo volverá a jugar como home club en la ciudad de Caracas.

El 17 de octubre pierden en Valencia 6-2 ante los Industriales, pero al día siguiente se imponen 9-2 en su primer compromiso frente a los Leones del Caracas en el estadio de la Ciudad Universitaria.

Anderson logró apenas un triunfo más en los siguientes 14 compromisos, por lo que Istúriz y el gerente general, Tovar Bracho, tuvieron que despedirlo y lo reemplazaron con Alfonso “Chico” Carrasquel.

Magallanes no tuvo fortuna en su segunda etapa en la capital. Su mejor actuación la registró en el torneo 1968-69, cuando avanzó a la final y terminó en el cuarto lugar. A partir de 1969-70 un grupo de empresarios compró el equipo y lo trasladó Valencia. Desde entonces han cosechado nueve de sus doce títulos y se han proclamado campeones de la Serie del Caribe en par de ocasiones

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×