Inicio » Beisbol » “Soy un lanzador de la vieja escuela”

“Soy un lanzador de la vieja escuela”

Vásquez ha tenido un aliado en su compatriota Elías Díaz / AFP

Felipe Vázquez apuesta al instinto y fuerza en su brazo para el éxito como cerrador de los Piratas de Pittsburgh

VÍCTOR BOCCONE|MIAMI.- Hablar de cerradores venezolanos en las Grandes Ligas es pensar, instantáneamente, en Francisco Rodríguez o quizás en Ugueth Urbina. Verlos lanzar desde el montículo era todo un espectáculo. No había algo premeditado; los bateadores contrarios eran simplemente, presas en medio de esa cacería. Ahora bien, desde la temporada 2016, hay un lanzador que ha sabido calzar esos zapatos como encargado de ponerle cerrojo al juego, además de tomar el testigo que dejaron el “Kid” y Urbina en su momento. Nos referimos a Felipe Vázquez.

Vázquez, quien asumió esa responsabilidad, de ponerle candado a los juegos de Piratas de Pittsburgh desde 2016, no ha dejado de impresionar al manager Clint Hurdle y es por ello que hoy por hoy es uno de los cerradores más temidos de la Liga Nacional y del beisbol en general.
Su manera de enfrentar a los bateadores rivales, sin estudio previo, simplemente utilizando la lógica y su fuerza en el brazo lo han convertido en “La Pesadilla” para cada quien que se osa a enfrentarlo.

“A mi no me gusta mucho eso de números y de estudiar a los bateadores”, resaltó el siniestro quien acumula 15 salvados en este 2019. “Yo soy de esos lanzadores de la vieja escuela. A mi me gusta salir al terreno y esperar lo que salga ese día. No me gusta llenarme la cabeza de información. Eso lo que hace es saturarlo a uno”.
Y es que desde el 2017, cuando Vázquez asumió el rol de cerrador a tiempo completo con los Piratas, acumula 73 rescates, para así colarse entre los 10 mejores taponeros de las Grandes Ligas.

“En el beisbol se ha perdido mucho el instinto con todo eso de las computadoras y eso es lo que trato de mostrar cada vez que salgo al montículo”, resaltó el nativo de San Felipe (Yaracuy). “La mayoría de los jugadores se dejan llevar por eso de los números y a mí, en particular, no me gusta. Gracias a Dios no soy así. Yo solo salgo a lanzar fuerte y todo ha dado resultado”.

Una pesadilla en la loma

Debido a su notable dominio desde el morrito, Vázquez se ha ganado el título de “La Pesadilla”, entre sus compañeros y rivales en la pelota. Con una efectividad de 2.22 en esta primera mitad de temporada y 14.6 ponches por cada nueve episodios, el zurdo ha infundido miedo cada vez que enfrenta a cualquier bateador.

“Yo creo que ellos (los bateadores) se intimidan solos”, indicó Vázquez. “Ellos al ver que lanzo duro les da miedo y he podido sacarle provecho a eso, pero en realidad no siento que yo intimido con mi presencia en el montículo”.

Ahora bien, como todo, Felipe Vázquez, tiene su némesis y en este caso es Yadier Molina, quien nunca ha podido ser dominado por el venezolano en nueve apariciones al plato. “(Molina) siempre me conecta la bola. Ha sido un bateador difícil y desde 2015 cuando llegué a Grandes Ligas no lo he podido ponchar”, atizó Vázquez.

Add Comment

Agregar comentario

Chica Lider

Lo Más Visto