Ir a la home de Líder en deportes.com. Tu diario deportivo sobre la actualidad del beisbol, fútbol e hipismo

 
Secciones > Beisbol > LVBP > Navegantes

Compartir en Facebook
Imprimir Imprimir

“El Matatán” y sus cuatro jonrones favoritos

17/12/2012 05:40:40 a.m. | El slugger viaja con Magallanes por todo el país junto a dos de sus hijos. Tiene otro en Estados Unidos que trabaja como actor y una chiquilla de tres años

Por: Carlos Alberto Zambrano / czambrano@cadena-capriles.com

65 lectura(s)



Comparte con sus hijos dentro y fuera del terreno
Comparte con sus hijos dentro y fuera del terreno | Foto: Cortesía Eliézer Alfonzo

PUERTO LA CRUZ.- Eliézer Alfonzo es un gladiador en el terreno. El jonronero no da tregua a los rivales.

Una vez ingresa al campo se olvida de los amigos que tiene en el equipo rival y lucha cada turno como si fuese el último de su vida.

Grita, brinca, corre, gesticula. Le reclama al contrario el más mínimo detalle y se goza sus batazos sin piedad, sin importar qué piense el enemigo. Dentro del diamante luce invencible, como un verdadero guerrero. Pero debajo de esa coraza de superhombre hay un gran ser humano y, sobre todo, un padre amoroso.

“El Matatán” anda con 50% de su prole pa’rriba y pa’bajo.
Y no carga con el combo completo porque le es imposible. Eliézer Alfonzo Jr., de 13 años, y Omar Eliézer Alfonzo, de nueve, acompañan a su padre a la ciudad donde jueguen los Navegantes del Magallanes, siempre y cuando el calendario colegial de los niños lo permite.

Actualmente, están de vacaciones. Así que donde esté la nave valenciana, ahí estarán los chamos de Eliézer. Con bate, guante y pelota en mano antes de los partidos.

El slugger tiene otro hijo de nacionalidad estadounidense, que vive en su país de origen, Jordan Alfonzo, también tiene 13 años, pero no juega pelota como sus hermanastros.

Éste quiso ser actor y lo está logrando. Ya ha grabado en varias películas en Estados Unidos. La menor es Eliana Patricia, de tan solo tres añitos. Muy chiquita para estar dando tumbos por la geografía nacional.

“Tengo tres varones. Uno quiso ser actor y escritor de películas. Pensé que también iba a ser pelotero, pero de la noche a la mañana salió con que iba a ser actor. Los otros dos llevan la sangre del pelotero, es su pasión, lo que les gusta. El menor (Omar) es de los que prefiere no ir a la escuela sino andar conmigo. Al mayor le gusta un poco más el liceo”, relata Eliézer con una emoción paternal que no puede disimular.

“Me siento orgulloso de los hijos que tengo, son sanos. Los que juegan pelota son buenos en sus ligas de Criollitos. Creo que tienen el talento de firmar cuando llegue el momento. Me siento emocionado. A veces los apreto porque quieren venir a jugar la pelota con mucha facilidad y les digo que tienen que jugar sin desorden. Sé que es una forma de concentrarse, porque lo ven de mi parte. Ven que me gusta relajarme bastante en el terreno, tomar la cosa como en chercha, pero es mi forma de concentrarme. Ellos quieren tomar ese mismo ritmo”.

Sobre todo Omar Eliézer, a quien su padre tuvo que haber negado porque el parecido en cuanto personalidad es impresionante.

El pequeño, que juega primera, tercera y también es receptor, es ver al “Matatán” versión miniatura. Como habla con sus amigos, con la autoridad que dice las cosas, los gestos de su padre, el tono de voz, las mañas. Todo. “Quiero ser como mi papá”, dice el infante.

“Me gusta como hace cuando llega a primera y se abre hacia segunda. También cuando le lanzan una pelota por el piso”, y mientras habla lo explica con gestos. A Omar le gusta como su padre josea, como no aparenta temerle a nada. Quiere imitar ese liderazgo innato del experimentado toletero.

“Omar es muy bueno en la escuela, siempre hablo con él y le digo que no lo quiero ver metido en peleas. Es el doble mío, el que trajo todas mis loqueras. Siempre digo que en la camada siempre sale el loco, y él es el más loco. Los otros son un poco más tranquilos, los sifrinitos, y éste es el del barrio. Eso viene en la sangre. Es el más salío, y por eso tengo que estar más pendiente de él, porque no le importa nada. Entonces lo cuido más”, asegura el padre.

“Con él hay una anécdota, y es que desde los tres años ha dicho que quiere ser pelotero. Que va firmar por 15 millones de dólares, pero antes lo va a pensar”.

Eliézer Alfonzo Jr. es mucho más tranquilo. Su progenitor le dice “el sifrino”. Juega shortstop, cetcha y también lanza. De hecho, es un Nacional avalado por Criollitos, le lanzó un no hit no run a la selección de Mérida.

 

Noticias relacionadas con '“El Matatán” y sus cuatro jonrones favoritos':








ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en Líder en Deportes.


 
comments powered by Disqus



Opinión Líder

Ver Más [+]

VideoColumna

Foul y vale

Análisis del contrato millonario de Greivis

11/07/2014 10:43am | El criollo estará con Toronto por dos años más por 13 millones de dólares

Redes Sociales


Portada Líder

Portada del 28-07-2014: ¡SOLO VALE GANAR!