Inicio » Fútbol » Camiseta 10 | Una pequeña decepción

Camiseta 10 | Una pequeña decepción


CRISTÓBAL GUERRA|CARACAS.- El partido del viernes en la tarde ante Argentina fue más esperado que el día de año nuevo. Por las calles de la ciudad nos preguntaban por el resultado, y en la gente había tal ilusión, fundamentada en los partidos amistosos, que nos convencieron que ante el equipo del sur sí había una oportunidad real de trascender hasta la estación de semifinales de la Copa América.

La publicidad exagerada en los medios de comunicación aumentó este sueño, y casi se daba como un hecho la gran victoria. Entonces, llegó el gol de Lautaro Martínez, y entonces el de Giovani Lo Celso después de un fallo estrepitoso de Wuilker Fariñez, y con tales episodios apareció la pequeña decepción de un país que, como nunca en la vida se esperanzó con la selección Vinotinto.

Argentina, sin deslumbrar, sin ser inalcanzable, solo hizo lo que tenía que hacer; tareas urgentes que le faltaron, en toda la Copa, a Venezuela. Y entonces sentimos nostalgia por aquel Salomón Rondón de Inglaterra, y por aquel Josef Martínez de Estados Unidos, y por aquel Tomás Rincón del fútbol italiano…

¿Qué le pasó a la Vinotinto?, es la pregunta que flota en el pensamiento de los venezolanos, y quien escribe les dice que no le pasó nada, que el equipo llegó hasta donde le dieron sus fuerzas y su fútbol. Ahora recordamos al siempre querido Cata Roque cuando decía, en situaciones parecidas, “no supimos más, no podíamos más”. Hablemos claro: a la Vinotinto se le sobreestimó, ya se le consideraba como un conjunto en un nivel superior, y que podía competir con los grandes del Suramérica. Pero el fútbol, que suele ser un ramillete de desengaños, puso las cosas en su lugar.

Esta selección no fue mejor que la del 2011, cuando llegó hasta semifinales en la Copa de Argentina, porque su fútbol está desde hace varios años en el mismo lugar: juega en el mediocampo, maneja la pelota con acierto pero no punza, no hiere al contrario, no hace el daño necesario. Entonces, a continuar, a preparar el Premundial, porque tal vez mejores días habrán de llegar…

Viendo la Copa, y particularmente el partido contra Venezuela, estamos pensando que algo le ha de pasar a Lionel Messi. Preocupado, aburrido, hastiado de fútbol y de su selección, sigue debiendo lo que él sabe que debe. Quizá contra Brasil, el martes, vuelva a ser quien nunca ha dejado de ser. Nos vemos por ahí.

Add Comment

Agregar comentario

Chica Lider

Lo Más Visto