Inicio » Fútbol » Lobo Estepario: El Pressing que vino del frío

Lobo Estepario: El Pressing que vino del frío


MANUEL  DELGADO | CARACAS.-  Lobo Estepario: El Pressing que vino del frío como quiera que la revista France Football publicó hace poco una lista con los 50 mejores entrenadores de la historia del balompié, en esta columna se analizarán algunos de ellos. El orden no será el mismo de la publicación francesa. Tampoco analizaremos a todos, solo se hará con los entrenadores que mas hayan contribuido al llamado Fútbol de Posición, que no es otra cosa que el fútbol del futuro. Ya en la anterior entrega comentamos sobre Rinus Michels, considerado por la publicación como el N°1.

Si bien Michels es el padre del fútbol pressing, mal llamado Fútbol Total por los periodistas, otro técnico también se acercó a esos conceptos que revolucionaron para siempre al deporte rey, mas o menos en la misma época. Nos referimos a Valery Lobanovskiy.

Partiendo del hecho que Lobanovskiy no conocía los métodos del genio holandés, a mediados de los 60 llegó a conclusiones muy parecidas. Nacido en Ucrania, cuna de la alta tecnología soviética, fue de los primeros en apoyarse en la informática al servicio del fútbol. Tuvo trazas de identidad cercanas a Michels: ritmo intenso, juego colectivo, intercambio posicional, presión alta. Hacía registros atléticos computarizados de los futbolistas. Sus equipos jugaban con menos libertades, y alguna que otra postura especulativa,apegados a un 1-4-4-2 flexible.

Fue un innovador de las metodologías de entrenamiento en la URSS, y afirmaba que habían muchas maneras de medir el estado físico de los futbolistas: análisis de sangre, medir cuánto corre, saber cómo salta… y todo iba a la computadora. Llegó a tres teorías de cómo hacer el pressing: la falsa presión, la presión media y presión total.

Lo difícil era coordinar las tres. La presión total era asfixiar al rival en su campo, al estilo Michels; la presión media era para cuando el oponente llegaba al centro del campo, y la falsa era seguir pasivamente al conductor del balón para que hiciera un pase sencillo y luego lanzar sobre el receptor toda la presión.

El DT ucraniano ganó mas de 25 títulos con el Dínamo de Kiev, incluyendo las Recopas europeas de 1975 y 1986, y la Supercopa de Europa en el 75. La segunda Recopa la ganó al golear 3-0 al Atlético de Madrid, y el segundo gol de ese juego fue una obra de arte de sus conceptos de ataque: una llegada al estilo rugby de varios jugadores que Oleg Blokhin definió solo ante Fillol.

Lobanovskiy y Michels cruzaron sus ideas sobre el terreno en la Eurocopa Alemania 1988. Encuadrados en la misma llave, en el primer partido la URSS ganó 1-0 a Países Bajos. Pero en la final de ese torneo, los holandeses se vengaron y se llevaron el título 2-0, incluyendo el ya legendario gol de Marco Van Basten.

Valery Lobanovskiy fue el lobo estepario que se trajo el pressing del frío.

 

 

Manuel Street HF @StreetHiper
El Falso 9

Add Comment

Agregar comentario

Chica Lider

Lo Más Visto

Columnistas