Casquillos Sueltos

El espectáculo volverá con estrictas medidas sanitarias. Foto: Archivo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Todo hace pensar, sin ser futurólogos o vaticinadores, que la industria hípica debe retornar a mediano plazo en el país, pues se necesita que la nación regrese a la acción, que los motores del país se enciendan y el turf no escapa a ello, por supuesto, con los controles rígidos sanitarios del caso, y con el distanciamiento social requerido por las autoridades.

Publicidad

Todo este esquema, hace pensar en que copiaremos el modelo de Estados Unidos, Chile y Uruguay para realizar las carreras de caballos a puerta cerrada, es decir sin público, así como están haciendo las carreras de autos Nascar en Estados Unidos, o piensan hacer con la Bundesliga en el fútbol. 

Obviamente, que esto transitará por un nuevo modelo de ver las cosas, hasta que la presencia del Covid-19 sea dominado en el planeta Tierra, es decir, los científicos logren controlarlo con una vacuna, para resguardo de la vida de millones de seres humanos.

Claro resulta extraño, ver un hipódromo corriendo sus carreras a puerta cerrada, sin el accionar del público, debe ser una sensación extraña. Aunque en Venezuela, la presencia de los aficionados en los óvalos nacionales ha disminuido con el paso de los años y la proliferación de los 1500 centros hípicos, así como las oficinas de apuestas que recaudan la jugada legal de los apostadores, bien diseminados a escala nacional.    

Cabe señalar, que la visita del público venezolano a los óvalos, aumenta por tradición con la presencia de un clásico Grado 1, tal como los eventos del Presidencial, el Fuerzas Armadas o el Simón Bolívar, y/o con la presencia de equinos como Gran Omero hace meses, o en el pasado un Cañonero, Yves, Breso, –jajaja se nos cayó la cédula- o más reciente El Gran Sol o My Own Business, hace una década.

Posiblemente, el problema principal para el INH, estriba en la captación de las apuestas para poder mantener el paso de los premios. El mejor formato es la jugada en línea o por internet, poner las redes sociales al servicio del hipismo nacional. 

Pues, para nadie es un secreto, que hasta la segunda semana de marzo 2020, fecha en que comenzó la cuarentena social del Corona Virus, en el país proliferan las apuestas por diversos canales de las redes sociales –valga decir whatsupp, páginas web- que prometen fantásticas recompensas a los jugadores, y que no le retornan ningún impuesto o beneficio económico al INH o al Estado, según conozcamos. Pero ese no es el caso que nos atañe.

Lo que importa, es saber implementar por las redes sociales y on-line la captación de la jugada hípica en gran masa, como nos dijo el entrenador Honorio Flores hace días. Si ya tenemos la radio de vuelta con las carreras de caballos por Radio Nacional de Venezuela con Omar Khayyam, Erick Pignoloni y Fred Desiderio Carvajal; y además la TV con Club Hípico por la Tele con los narradores José Arturo Sulbarán y David M. García Velásquez, qué esperamos entonces. 

De hecho, el INH ya ha anunciado oficialmente que una casa de apuestas es la autorizada a recibir las jugadas hípicas, al menos el 5 y 6, a jugarlo por los dispositivos móviles, celulares, tabletas y computadoras.

Con todo ese panorama a favor, no resulta utópico que las carreras de caballos se jueguen a futuro por medio de la vía on-line. Tomemos la palabra de Honorio Flores, de masificar entonces la apuesta del 5 y 6, de idear un modelo tecnológico que permita consolidar la recepción de las apuestas y garantizar el pago de vuelta, no debe ser muy difícil, pues si lo poseen esas páginas web, el INH debe poner manos a la obra. 

La otra idea de Flores es abrir los centros hípicos con taquillas externas, que permita la operación de la venta de los tickets de la jugada hípica legal, con los rigurosos controles del caso claro está, bien una taquilla y en la cola con una distancia de metro y medio de diferencia por aficionado, cada uno con su tapa-bocas.

Y por qué no, aplicar la implementación del Delivery de las apuestas, tal como lo expuso el ingeniero de sistemas Miguel Angel Fuentes. “Utilizar al delivery de las apuestas, un motorizado que te haga el mandado, una profesión que se impuso de moda, debido al Corona Virus”.

Todo es cuestión de esperar la flexibilización de la cuarentena social de parte de las autoridades nacionales, pues el venezolano necesita de inmediato de pan y circo, y las carreras de caballos, así como el béisbol, el boxeo o el fútbol, sirven para la distracción y el entretenimiento de cada habitante, y más cuando es una empresa generadora de millares de empleos. Así que manos a la obra, como siempre decía el narrador hípico Héctor Alonzo, “hay que meterle una mano al hipismo”. 

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×