Atletismo venezolano llora por muerte de José «Chinto» Hidalgo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Uno de los grandes atletas venezolanos de las décadas del 60 y 70, José Jacinto “Chinto” Hidalgo acaba de fallecer en Mayagüez, Puerto Rico, donde residía. Y la comunidad atlética venezolana, que lo había elevado a su Hall de la Fama luego de su notable trayectoria, le dio su adiós. Dos veces representante olímpico, medallista panamericano, campeón y recordman sudamericano con los relevos, Hidalgo sobresalió en los 400 llanos y 400 con vallas, antes de iniciar una destacada trayectoria como directivo y educador, informó Consudatle.org.

Publicidad

Nació el 4 de enero de 1943 en Quiriquire, estado de Yonagas. Hizo su aparición en el Sudamericano de mayores en Rio de Janeiro (1965) donde integró la posta 4×400 que se llevó al título con 3m14s5, acompañado por el entonces campeón de 400 vallas, Víctor Maldonado, junto a otro especialista en la misma prueba, Arístides Pineda, y el velocista Hortensio Fusil. Además, Hidalgo quedó sexto en los 400 llanos con 49s1, prueba también ganado por su compatriota Maldonado -luego presidente de la FAV- con 47s5.

Al año siguiente asistió a los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Puerto Rico, donde logró el 4° lugar con la posta y fue semifinalista en la individual de 400 llanos.

Convocado para el equipo olímpico en los Juegos de México (1968), allí consiguió la mejor marca de su vida en los 400 metros llanos con 46s32, ocupando el quinto puesto de la serie. En el relevo formó con Víctor Patínez, Raúl Dome-Sanhouse y Maldonado, y también fueron quintos en su serie, estableciendo el récord sudamericano con 3m07s65.

En los Juegos Panamericanos de Cali (1971) concretó la mejor actuación de su campaña al llevarse la medalla de bronce de los 400 metros vallas con 51s.68. Allí el título fue para el estadounidense Ralph Mann con 49s.11, fantásticos para esa época y que anticipaban su gran performance olímpica de Munich (donde se consagró subcampeón detrás de John Akii-Bua). En la cita panamericana, el segundo lugar fue para otro estadounidense, Jim Seymour, con 50s36. También en esos Juegos, Hidalgo ocupó el 7° lugar en la posta 4×400 acompañado por Dome-Sanhouse, Víctor Patínez y Alberto Marchán marcando 3m08s94.

El cierre de su gran actividad internacional se dio un año más tarde en los Juegos Olímpicos en Munich. En los 400 vallas sólo consiguió el sexto lugar en su serie con 54s00, pero el relevó -quinto en la serie- marcó 3m06s99, mejorando el récord sudamericano que había fijado en los Juegos anteriores. Ahora formaron con Dome-Sanhouse, Félix Pérez, Hidalgo y Erick Phillips.

Como directivo de la Federación, encabezó numerosos cursos y delegaciones a eventos internacionales, y también tuvo destacado desempeño en las áreas educativas de su país.

Marcos Oviedo, titular de APA y secretario general de la FVA, escribió: “Chinto fue director técnico de la delegación que representó a Venezuela en los Juegos Panamericanos de Caracas ’83, y junto al entonces presidente del Instituto Nacional de Deportes, Oswaldo “Papelón” Borges, fue impulsor de la exitosa política de enviar atletas a prepararse en universidades de Estados Unidos, que dio como resultado el surgimiento de figuras como William Wuyke y Alberto Mestre, entre otros. De esos tiempos se desprende una anécdota que define claramente su forma de ver el deporte. Como director técnico pronosticó que Venezuela ganaría más de 70 medallas, y ante las críticas de algunos detractores, aseguró que si se cumplía su proyección iría caminando desde Caracas a Barquisimeto. Luego de que el país alcanzara el tope histórico de 73 preseas, Chinto cumplió su promesa.Como director de Alto Rendimiento de la Fundación para el Deporte del estado Lara (Fundela), fue pionero en el uso de ciencias aplicadas al deporte, bajo la gestión de Zulma de Melo, y su labor redundó en una época histórica para los crepusculares en los Juegos Nacionales Juveniles.Los pasos hacia el futuro de “Chinto” Hidalgo nunca serán borrados de la historia del atletismo y del deporte en general. La Federación Venezolana de Atletismo expresa sus más sinceras palabras de condolencia a la familia de Chinto por tan irreparable pérdida”.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×