Inicio » Más Deportes » Del Potro dispara las alarmas por su rodilla

Del Potro dispara las alarmas por su rodilla


Del Potro llegó a este Roland Garros como una de las grandes incógnitas porque apenas había jugado este año

AFP.- El argentino Juan Martín Del Potro tuvo este jueves problemas en la rodilla derecha, de la que se recuperó recientemente, tras un resbalón pero pese a ello pudo ganar en la segunda ronda de Roland Garros al japonés Yoshihito Nishioka (72º), en cinco sets, por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7 (5/7) y 6-2.

Fue una victoria tan meritoria como preocupante para ‘Delpo’, en un jueves en el que Leonardo Mayer (68º) derribó a Diego Schwartzman (20º) en un duelo entre argentinos y en el que Federico Delbonis (75º) quedó eliminado por el italiano Fabio Fognini (12º).

La sombra del abandono de Del Potro planeó durante varios momentos del partido, especialmente en el final del primer set y el inicio del segundo, pero el número 9 mundial, semifinalista el año pasado en París, decidió continuar y en tercera ronda, si puede jugar, se enfrentará al australiano Jordan Thompson (69º).

Ovación por el esfuerzo

En el sexto juego del primer set, Del Potro sufrió ese resbalón, tras el cual solicitó la entrada del médico, cuando el marcador era de 3-3. Pudo continuar pero perdió el primer parcial 7-5.

Al término de esa primera manga, el médico volvió a entrar para vendarle la rodilla, en la que se lesionó en octubre de 2018 y que le ha impedido casi jugar esta temporada.

Del Potro tenía en esos momentos problemas para moverse por la pista, intentaba acortar los puntos y en las pausas entre juego y juego tenía la mirada perdida, visiblemente abatido.

Se resistió a abandonar, fue mejorando, ganando confianza y perdiendo el miedo.

En el séptimo juego del cuarto set, Del Potro pidió una nueva entrada del doctor para proceder a un cambio de vendaje.

En distintas fases finales del partido hizo gestos de dolor, pero pudo acabar el partido y conseguir la victoria después de una batalla de gran desgaste físico, de 3 horas y 46 minutos.

El jugador argentino, semifinalista el año pasado en París, acabó casi emocionado, con los espectadores en pie y brindándole una gran ovación por su esfuerzo.

Del Potro llegó a este Roland Garros como una de las grandes incógnitas porque apenas había jugado este año.

Tras su lesión de rótula el pasado octubre en Shanghai, Del Potro hizo una prueba no satisfactoria en febrero en Delray Beach (Estados Unidos) y luego no reapareció hasta principios de este mes, en Madrid, donde perdió en la primera ronda.

 

Add Comment

Agregar comentario

Chica Lider

Lo Más Visto