$15 mil millones en peligro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Ya en USA no se escribe ni se habla de beisbol, tampoco de la pospuesta inauguración de la temporada, que era el 26 de este marzo. No se escribe ni se habla de las elecciones presidenciales de noviembre. El coronavirus y sus estragos son el punto de atención.

Publicidad

Las páginas deportivas, de política, de policía, de tribunales, de farándula, de economía, todas, publican material de su área, pero desde el punto de vista de salud y coronavirus. “New York Post” tituló en última página…: “The day the sports world stopped” (El día cuando el mundo del deporte se detuvo).

La Bolsa de Nueva York se ha venido abajo. Y sufren pánico los propietarios de equipos de Grandes Ligas, por el peligro de cancelar toda la campaña, lo que causaría pérdidas de más de 15 mil millones de dólares a los 30 clubes. ¡Ufff!

Situaciones similares en el fútbol americano, el soccer, el basquetbol, el hockey, los teatros de Broadway, Disneylandia en Anaheim, Disneyworld en Orlando, los cruceros, las líneas aéreas, los hoteles, restaurantes, super mercados. Crisis, que comenzó con un chino cenando murciélago empanizado. Y la hemos hecho universal estornudando y hablando sin protección bucal ni nasal frente a inocentes críaturas.

Hay cerca de mil 500 casos registrados en territorio de Estados Unidos y 41 personas han muerto. Todo el mundo amenazado. En 119 países se han comprobado enfermos con este asesino.

Y aquí nos preocupamos y rezamos en la distancia por los nuestros que viven en otros predios. Tal parece que no hay en esta bolita que llamamos mundo, un núcleo o una persona a salvo del contagio. Incluso, susurran por ahí que el Presidente Donald Trump fue pescado por el virus.

Propietarios de equipos, ejecutivos, mánagers, coaches, periodistas y demás figuras de nuestra fauna, se hacen una sonora pregunta…: Y ahora, ¿qué hago?

Ésta fue siempre la época de acelerar los entrenamientos ante la cercanía del día inaugural. Pero ahora no hay nada qué hacer, sino esperar. El drama económico mayor lo viven los peloteros de las menores, quienes desde septiembre no cobran los muy bajos sueldos, unos tres mil dólares por año, y no cobrarán sino cuando comiencen su temporada. Habrá que fundar la AHPM, Asociación de los Hambrientos Peloteros de las Menores… ¡Digo yo, ¿no?!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad