Inicio » Opinión » Columnas » ¿Para dónde vas, Neymar?

¿Para dónde vas, Neymar?


La vida actual de Neymar nos trajo a la memoria aquel clásico del teatro de Luigi Pirandello: “Un personaje en busca de autor”.

Porque el astro brasileño, de andanzas festivas y rocambolescas con novias, amigos y familiares, ha estado en el centro de los vientos encontrados que hablan de su destino final, sin que se sepa adónde irá a parar su fútbol de prestidigitador. Jugador propiedad del París Saint-Germain después de una transferencia que mantiene el récord como la más cara de la historia, ha sido vinculado al Real Madrid, al Barcelona, a la Juventus. Cada día surge una nueva historia, en cada página de los diarios o de internet aparece un chisme futbolero acerca la “verdadera” contratación de Neymar.

Por eso se ha convertido en un integrante de la obra del autor italiano. Busca que busca, en realidad no se sabe lo que piensa el hombre de Mogi das Cruzes, aunque parece que sus preferencias cambian con cada nuevo amanecer. Cuando ya se daba como un hecho su vuelta al Barcelona, apareció su padre en Milano para reunirse con la gente de la Juventus. El paulistano (y no el paulista, como se he dicho por ahí; estos son los nacidos en la ciudad, los otros en las poblaciones que la rodean, como Mogi) entrena con el París, pero sin la convicción necesaria: no hay Torre Eiffel, Monalisa o Molin Rouge que lo hagan recapacitar.

Quién lo iba a creer. Que Neymar iba a estar, a sus 27 años de edad, como un “clochard” (vagabundo) por toda Europa: “Denme un equipo, por el amor de Dios”. Claro que esto es un sentido figurado, pero cómo se parece a la realidad. El jugador es uno de los grandes del mundo, y al contrario, podría elegir con cuál equipo fichar.

Solo que detrás de su fútbol y de su sortilegio se esconden intereses que empañan todo lo que él es capaz de hacer en una cancha. Papá Neymar, con un oscuro pasado luego de sus negociados de trastienda cuando el muchacho estaba listo en Brasil para viajar a España y unirse al Barsa, ha enredado con sus ires y venires, entradas y salidas, todos estos difíciles asuntos en los que hay envueltos sacos llenos de dinero y a los que le urge resolver, porque las temporadas europeas ya pintan en la línea del horizonte.

Cuando este huracán pase de largo y la vida vuelve a la normalidad, sabremos cuál será la camiseta que se pondrá el brasileño. Y entonces ya no será un personaje en busca de autor, sino el atacante que consiguió sentar plaza en Francia, España o Italia.

Etiquetas-

Add Comment

Agregar comentario

Chica Lider

Lo Más Visto