Inicio » Opinión » En la federación hay diferencias

En la federación hay diferencias


WILLIAMS BRITO | CARACAS.- El baloncesto venezolano vive en un péndulo. Un día contagia a todo un país con sus triunfos en competencias internacionales, pero al día siguiente afloran fallas en el sistema que ahogan la fe a los seguidores de esta disciplina. Es una historia cíclica que podría mantenerse dada las señales en las redes sociales emitidas por los integrantes de la nueva administración de la Federación Venezolana de Baloncesto. Bruno D’Addezio, actual presidente de la institución, apuesta por un discurso de inclusión, de formación y desarrollo en divisiones menores; pero destaca que algunos integrantes de la junta directiva van por otro camino. El dirigente tuvo como uno de sus postulados electorales instaurar la Serie A, una liga de ascenso amplia con la participación de equipos que ayudarían en la instrucción de jugadores, entrenadores y árbitros. Pero, según manifiesta en su cuenta de Twitter @coachbruno10, parte del buró de la FVB pretende cobrar a las franquicias por su afiliación. En la federación hay división.

“En los 70 fundé la Liga Metropolitana, duró más de 10 años. En los 80 fundé la Liga Superior que llegó a tener 20 equipos, la transformaron en Nacional hasta disminuirla. Sin ningún pago. Ahora, unos recién llegados quieren abortar el hermoso proyecto de la serie A, solo porque no se cobra!”, escribió D’Addezio en su cuenta de Twitter, en referencia a los que se oponen a su proyecto. El lunes el directivo sorprendió con el nombramiento del abogado Octavio Orta como asesor jurídico de la federación, algo que a nuestro juicio es la declaración formal de la fractura entre el presidente y el resto de los integrantes del buró del básquet venezolano.

Una federación tiene como objetivos principales la regulación y organización del deporte. Montar los torneos profesionales no deberían estar entre sus funciones. ¡El fiscalizador no puede ser empresario! En el pasado reciente esto sucedió y el resultado de esa centralización no fue afortunado, pues con el tiempo se limitó el número de equipos participantes, se redujo la cantidad de jugadores en el primer nivel, al tiempo que surgieron denuncias sobre el mal manejo de los fondos de las inscripciones de los equipos.

La meta es que más personas se involucren formalmente en el baloncesto organizado, que se instauren más ligas y que se atienda al baloncesto menor. Esa es la vía para garantizar el desarrollo de las generaciones futuras. Lo contrario es repetir errores.

Etiquetas-

Add Comment

Agregar comentario

Chica Lider

Lo Más Visto