Horrible reto enfrenta el Rey Félix

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El periodista de Seattle, Geo Lirraldi, escribió en 2009…: “Con cualquier candidatura que se lanzara en este Estado de Washington, Félix Hernández, ganaría cómodamente sus elecciones. Y me refiero a si aspirara ser, tanto gobernador, como congresista, o senador, juez, jefe de la policía, lo que sea. Así lo adora la gente en esta área”.

Félix estaba en la mejor época suya con los Marineros, la cual fue desde 2005 hasta 2015. En 2009, cuando apareció esa publicación, ganó 19 juegos, perdió 5 y dejó efectividad de 2.49. En 2010, este valenciano con experiencia en seis Juegos de Estrellas, obtuvo el Cy Young con 13-12, 2.27, abrió 34 juegos y tiró seis completos, 249 innings y dos tercios. Era una entrega total, salía a darlo todo por el equipo. Un jugador por la franquicia.

Pero Félix tiene ahora un final opuesto a esa brillante carrera de 169-136, 3.42 y dos mil 729 innings lanzados. El año pasado, último de su contrato con los Marineros y el 15 de su carrera, pudo ganar un solo jueguito de los 15 que abrió, 1-8, 6.40.

No obstante, quiere seguir en el glamour de los aplausos y los abucheos, por lo que su agente, Alan Nero, estuvo de oferta con los gerentes generales de los 30 equipos. Hasta que pudo conseguir algo con los Bravos. No mucho, pero el valenciano va a estar dentro de un uniforme en el beisbol organizado cuando se inicien los entrenamientos, dentro de días.

Eso es lo bueno. Y ahora, lo malo es que el reto es feroz. Le van a pagar un millón de dólares, pero con contrato de ligas menores, e invitación a los entrenamientos del club grande

Su misión, nada fácil, ganarse el puesto de quinto abridor en Atlanta, ante otros cinco pitchers, todos muy jóvenes, por eso con una vida de puro futuro y deseos de convertirse en bigleaguers de muchos éxitos y por muchos años.

Félix en cambio es el pasado. Y como los lanzadores, generalmente aprecian más cuanto hacen con el bate que lo logrado con el brazo, recordará cuando bateó para 1000 puntos en la temporada de 2008, de uno-uno, un jonrón.
Recordará su primer sueldo, en 2006, 340 mil dólares y el mejor de su vida en 2019, 27 millones 858 mil dólares. Eso le completó en su carrera un total de 217 millones 500 mil dólares.

Pero él quiere seguir lanzando, porque, según Luis Alcaraz, “El dinero no es la vida, es tan solo vanidad”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad