Los extrainnings más largos angustiarían al comisionado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los juegos más prolongados en innings y tiempo, causarían crísis de angustia y mal humor al comisionado, Rob Manfred, y a sus socios de las cadenas de televisión. Quieren juegos que no pasen de dos horas, y por eso trabajan para eliminar los extra innings.

De haber estado ellos en el Ebbets Field el primero de mayo de 1920, habrían colapsado. Esa tarde los Robins de Brooklyn y los Bravos de Boston, jugaron 26 innings en 3.50 horas. El sol abandonó el estadio, no había entonces alumbrado artificial y seguían empatados a una carrera, por lo que esa fue la pizarra final.
Los Mets, campeones en extra innings exagerados, recibieron a los Cardenales en Shea Stadium, el 11 de septiembre de 1974, y llegaron empatados a cuatro al noveno inning. Así jugaron hasta el inning 25, cuando los de San Luis anotaron para final de 5-4, en 6.01 horas. Cerveceros y Medias Blancas pasaron apuros a lo largo de 25 innings, en busca de la anotación de la diferencia, y jugaron durante 8.6 horas, el ocho de mayo de 1984. Ganaron los Medias Blancas, 7-6.

Los Astros habían comenzado la temporada de 1968 con +récord de 4-1, cuando el 15 de abril visitaban Shea Stadium. Recuerdo que esa tarde Buck Canel y yo transmitíamos para Latinoamérica.

Cerraron el noveno inning empatados a dos, y en seguida colgaron 29 ceros en fila, 15 de los Astros, hasta que Norm Miller, anotó para los Mets la carrera de la victoria, en el cierre del inning 24, cuando se había jugado durante 7.9 horas.

El 27 de octubre del año pasado, surgió el juego más largo en Series Mundiales en innings y en duración, 18 innings y 7.20 horas. Terminó con jonrón de Max Muncy frente a Nathan Eovaldi. Usaron 18 lanzadores y en total 45 peloteros, en la única victoria de los Dodgers en la Serie.
Las emociones de los extra innings no son conocidas por Manfred y compinches, porque no aman al beisbol ni lo comprenden.

Los propietarios de equipos contratan hoy día al comisionado, quien cobra un millón de dólares por año, para que les defienda el dinero, pero nadie defiende al beisbol. Desde Bart Giammati ha habido un desfile de ineptos en ese costoso cargo.

Antes de ser comisionados, debían estudiar todo lo que hicieron el juez Kenesaw Mountain Landis y el abogado Bowie Kühn, los dos mejores comisionados en la historia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×