Un Anthony político y otro pelotero

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los Rendón, de México, entraron a Estados Unidos por donde vienen la mayoría de los mexicanos, por California y por Texas. A uno de los muchachos nacidos en Los Ángeles lo bautizaron Anthony, y a otro, venido a este mundo en Houston, también le acomodaron el nombre de Anthony, pero no por influencia californiana, ya que los dos grupos ni se conocían.

Aquel Anthony del oeste, nacido el cuatro de marzo de 1968, por lo que está ahora en sus 51 años de edad, se entusiasmó con la política, fue lo que estudió y en lo que se ha desenvuelto con tanto éxito, que ahora, desde 2016, es parte de la Asamblea Legislativa de California, por el Partido Demócrata.

Al californiano legislador Anthony Rendón lo ovacionan en los mítines de campaña electoral y tras cada discurso acerca de las Leyes estatales.

El Anthony Rendón de Houston fue un estudiante muy aprovechado en la Rice University Owis, pero antes de graduarse en ingeniería industrial, a los 21 años, en 2011, los Nationals lo escogieron en el draft, deslumbrados con su poder al bate y sus habilidades defensivas.

Solo dos años viajó en autobús y jugó ante escaso público por las menores, porque en 2013 lo consideraron listo para venir a disfrutar de la primera clase de los jets y para jugar en tercera base ante estadios repletos con 30 mil y más espectadores.

Este Anthony Rendón del este fue a quien todo el mundo del beisbol vio, incluso su doble tocayo occidental, en la Serie Mundial de este año, empeñado en sacar la pelota de los estadios y en electrizar a la gente con atrapadas milagrosas.

Solo el extraordinario Stephen Strasburg, pudo quitarle los honores de Más Valioso en el máximo evento de la pelota.

Anthony fue amante del deporte desde niño, y en high school destacó es basquetbol, pista y campo y beisbol. En su último año en ese nivel jugaba como shortstop, y bateó para 570, con ocho jonrones, 17 dobles, 56 carreras impulsadas, también 56 anotadas y 13 robos.

Sobraba quien quisiera firmarlo, y fueron los Bravos los primeros en escogerlo, pero él no quiso jugar profesionalmente porque deseaba ir a la Universidad.

En su carrera con la tropa de Washington, ha bateado para 290, 136 jonrones, 546 impulsadas; ganó el Bate de Plata en 2014, fue parte del Juego de Estrellas de este año, cuando también quedó líder en carreras remolcadas con 126 y en dobles por segundo año consecutivo, ambas veces con 44.

Los Nationals lo tenían firmado hasta este año, por cuyos servicios le pagaron 18 millones 800 mil. Ahora hablan del nuevo contrato.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×