Ni Thor detiene a Wilson Ramos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Yelimar Requena | CARACAS.-La Gran Manzana está a los pies del receptor venezolano Wilson Ramos, su talento finalmente se impuso sobre los caprichos del béisbol y nadie puede opacar su temporada con los Mets de New York, ni siquiera el mismísimo “Thor”, Noah Syndergaard.

El estelar abridor y su desagrado por el trabajo del criollo no son suficientes para sacarlo de la alineación. Su presencia no es negociable. Bateando .301, Wilson es el segundo mejor bateador del club, superado únicamente por  Jeff McNeil, y a decir verdad su –siempre aplaudida- defensa detrás del plato ha sido clave para los metropolitanos.

El aragüeño, actualmente el mejor bateador venezolano del viejo circuito, finalmente está viviendo una temporada acorde a sus capacidades ofensivas. Las lesiones en la rodilla y la corva parecen ser cosa del pasado y la titularidad le sonríe. Los deseos de Noah poco importan.

“Continuaremos colocando a los mejores jugadores en el campo en todo momento”, dijo el manager Mickey Callaway para respaldar al careta de 32 años, que está a cuatro juegos de igualar las apariciones de 2016, cuando completó su campaña más larga en MLB con 131 partidos y obtuvo sus mejores registros con 22 jonrones, 80 remolques y un average de .307.

Es –ahora mismo- una pieza inamovible en el lineup metropolitano. Ha bateado toda la campaña en pro de ese reconocimiento y su consistencia ha sido su mejor arma. No en vano sumó 26 juegos dando hit y consiguió empatar la segunda racha más larga de la franquicia, que poseía en solitario David Wright desde 2007. Solo Moisés Alou  tiene un registro superior con 30 juegos.

En general, en esta campaña el aragüeño ha conectado 129 inatrapables e impulsado 71 carreras, guarismos que solo son superados por aquella mágica cosecha de 2016. Además suma 14 estacazos y ha recibido hasta 40 bases por bola, su OPS es de .801.

Después del All Star es el mejor bateador de los Mets con un promedio de .341, 61 inatrapables –incluidos 15 extrabases- y 30 carreras impulsadas. La afición lo sabe, han hecho conexión con esa sonrisa imponente que se dibuja en la cara del venezolano tras cada conexión, celebran sus batazos como si lo conocieran de toda la vida y confían en su bate. Es parte de la familia.

Así lo perciben incluso en el alto mando, el gerente general Brodie Van Wagenen ha dejado claro que Ramos seguirá en el lineup para guiar a los lanzadores y aportar a la ofensiva porque “es un buen jugador” con el que la novena ha amarrado muchos triunfos. No hay espacio para la duda, no hay nada que pueda alejarlo de este reencuentro con el éxito.

Su historia en New York apenas comienza.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print