La temporada 2022 vino con la pólvora mojada

Tras mes y medio de zafra, este (.235) es el promedio más bajo de la Liga

0
106
temporada

Luego de mes y medio de arrancada la temporada 2022, hemos sido testigos de cómo la ofensiva en general ha ido a la merma con respecto a zafras anteriores y es el pitcheo el que ha llevado la voz cantante sobre la manera en que se desarrolla la presente ronda regular.

Lee también: La metamorfosis de Martín Pérez

Hasta ahora se han realizado 1.140 partidos y el promedio colectivo entre los 30 equipos es de .235; el más bajo en 147 temporadas de béisbol, desde la creación de la Liga Nacional en 1876.

Son muchos factores los que pueden destacar en esta anemia ofensiva en MLB, desde los más científicos, así como los que más pueden saltar a la vista.

Entre ellos, la larga pausa de temporada baja por el paro laboral,  donde los jugadores no podían tener ningún tipo de contacto con personal de sus organizaciones, los entrenamientos primaverales recortados, así como los humidificadores recientemente instalados en los 30 estadios de Grandes Ligas, con el propósito de mantener la calidez en estadios ubicados en lugares muy húmedos y ubicados a largos metros sobre el nivel lugar, como por ejemplo Colorado, buscando mantener las pelotas secas y mayormente uniformes.

Los humidificadores provocan menos vuelo en las pelotas

El físico experto en béisbol, Dr. Alan Nathan, en recientes investigaciones, citó que: “Aumentar la humedad de almacenamiento de la pelota, como hacen los Rockies y los D-backs, añade peso pero disminuye el rebote de la pelota. Esto significa que la pelota se transporta mejor una vez en el aire, pero deja el bate a velocidades de salida significativamente menores”.

Mientras tanto, en Miami, que está a solo dos metros del nivel del mar; ocurre el efecto contrario; “Una bola humedecida sería más fácil de golpear con fuerza, pero no volaría tan lejos porque las bolas más ligeras tienen una mayor resistencia al aire”.

Ahora bien, esta temporada está ubicada en el puesto 74 en BABIP (.284), en el lugar 127 en OBP (.308) y en el 126 en wOBA o promedio de embasado ponderado (.306), pero en la casilla 82 en Slugging (.378) y en el 29 en porcentaje de Poder Aislado –ISO- (.143). ¿Por qué ISO? Porque es una estadística que trata netamente sobre conexiones de poder y es fiel reflejo de las últimas tendencias en el béisbol, donde se deja a un lado el contacto y el arte de poner la bola en juego por las conexiones largas, el poder y la producción de carreras.

promedios anémicos

Ya entrando en materia de jugadores, solo 21 paleadores en toda la Liga superan los .300 puntos de average, y solo 73 ostentan más de .250, pero lo más vistoso es que hay 63 peloteros por debajo de .230 y 37 por debajo de .210, incluyendo a Willy Adames, José Abreu, Jake Cronenworth, Salvador Pérez, Javier Báez, Eduardo Escobar y Justin Turner; algunos de ellos de los bateadores más explosivos del juego.

Incluso hay casos más extremos como los de Whit Merrifield, Tyler O’Neill, Marcus Semien y Max Muncy, entre otros, que en otras zafras han gozado de buenos promedios, ni siquiera superan la “Línea de Mendoza”.

Carreras en baja

Antes de este viernes, se habían anotado 4753 carreras, lo que representa un promedio de 4.17 por juego, eso es menos que el promedio de 4.53 con el que finalizó 2021.

De tal forma que para encontrar un promedio de carreras más bajo que el que hay actualmente, hay que remontarse hasta 2014 cuando la tasa fue de 4.07, mientras que el promedio por equipo esa temporada fue de 659.

Sin embargo, de acuerdo a Statcast, se le está dando más duro a la bola o igual que en la zafra anterior, pero es probable que sea por el tema de los humidificadores, que hacen que las pelotas bateadas viajen a menor velocidad y tengan que ser bateadas con más fuerza para ver mejores resultados.

Deja un comentario