lunes, mayo 27, 2024
InicioBeisbolTripleplay | 100 años del zurdo más ganador

Tripleplay | 100 años del zurdo más ganador

¿Qué hace a Warren Spahn merecedor de un reconocimiento público por celebrarse hoy cien años de su nacimiento?

A fin de cuentas, todos en algún momento aterrizaremos en esa meseta vital. Sin embargo, de una vez pongamos el hecho en su contexto histórico. Sobre todo para los devotos del beisbol, en particular el de las grandes ligas. Spahn es el pitcher zurdo con más victorias en los anales de las ligas mayores, 363.

En poco más de un siglo, solo Walter Johnson con 417 y Christy Mathewson y Grover Cleveland Alexander con 373 cada uno, sumaron más triunfos en su carrera que Spahn. Como podemos apreciar, argumento incuestionable para este homenaje.

Cuando en el año 2000, MLB resolvió escoger el equipo de todos los tiempos en las grandes ligas como parte de las celebraciones universales vinculadas al milenio, Sandy Koufax expresó al universo de las mayores, que un conjunto de tal envergadura, sería un fraude, un engaño, si en su nómina no se hallaba Spahn. Incluso, el día de la ceremonia en que los seleccionados que se encontraban vivos fueron presentados, cuando llegó el momento de Spahn, Koufax rompió el protocolo y fue hasta donde se hallaba el anciano, para ofrecerle su brazo como apoyo, camino al estrado.

Spahn nació el 23 de abril de 1921 y estuvo en las grandes ligas, de 1942 a 1964 con los Bravos en Boston y Milwaukee, y con los Gigantes y los Mets de Nueva York en 1965. Su total de victorias es apenas un aspecto de su trayectoria.

En trece de sus veintiuna temporadas concluyó con al menos 20 triunfos, cantidad solo igualada por Mathewson, mientras que sus 63 blanqueos únicamente los aventajan, Johnson, Mathewson, Alexander y Eddie Plank. También lanzó 5243 episodios y completó 383 de sus 665 comienzos.

Ya a finales de su carrera, en la Liga Nacional se espació el rumor según el cual Spahn nunca llegaría al Salón de la Fama. “Al parecer, jamás dejará de lanzar”, se decía en broma, aunque con algo de formalidad. Sobre todo después de lo apreciado la noche del 2 de julio de 1963 en San Francisco.

Con sus 42 años a cuestas, Spahn abrió por los Bravos ante los Gigantes y mantuvo un duelo sin carreras con el dominicano Juan Marichal. Spahn perdió 1 a 0, aunque solo después de recibir un jonrón de Willie Mays en la parte baja del décimo sexto inning.

Finalizada su carrera en las grandes ligas en 1965, debió ingresar al Salón de la Fama en 1971, pero lo hizo en 1973. Entre 1966 y 1967 decidió quemar sus últimos cartuchos en México y AAA.

Lo último