Tripleplay | ¿Cuántos “Más Valioso”?

_Pedro Guerrero

Si escoger normalmente a un “Más Valioso” de una Serie Mundial a veces es un dilema. Imaginen dos o tres. No es un escenario producto de nuestra imaginación. Así ocurrió en las Series Mundiales de 1981 y 2001.

La Serie Mundial de 1981 la protagonizaron los Dodgers de Los Ángeles como campeones de la Liga Nacional, y los Yanquis de Nueva York como monarcas de la Americana. Arrancó el 20 de octubre en Nueva York con una victoria de 5 por 3 para los Yanquis, apuntalada por tres remolcadas de Bob Watson y un pitcheo dictatorial de Ron Guidry, quien espació cuatro imparables en siete actos.

Con Tommy John desde la lomita los Yanquis repitieron al siguiente día con anotación de 3 a 0, pero los Dodgers aprovecharon la mudanza a Los Ángeles, para poner la serie 3 a 2. En el tercer cotejo ganaron con un vuelacerca y tres empujadas de Ron Cey, en el cuarto 8 a 7 detrás de otras dos remolcadas de Cey, y en el quinto 2-1 con jonrones del dominicano Pedro Guerrero y de Steve Yeager.

De allí en adelante no hubo manera de detener a los Dodgers. De regreso a Nueva York atraparon la serie al imponerse 9-2 en el tercer encuentro con Guerrero impulsando cinco carreras con un jonrón, un triple y un sencillo.

¿Los “Más Valiosos”? El utility Guerrero con sus siete empujadas, dos vuelacercas y promedio de .333, el antesalista Cey con sus 13 impulsadas y sus tres jonrones, y el cátcher Yeager con sus 10 impulsadas y sus 4 cuadrangulares.

Los Cascabeles de Arizona por la Nacional y los Yanquis de Nueva York por la Americana celebraron la Serie Mundial de 2001. Esta vez fueron los lanzadores los héroes que debieron ser tomados en consideración. Curt Schilling abrió y ganó el primer encuentro para los Cascabeles en casa, 9 a 1. Tres hits y 8 ponches fue su saldo en 7 innings.

La noche siguiente fue el turno de Randy Johnson. No aceptó carreras en nueve innings, aisló tres imparables y anestesió a 11. Arizona ganó 4 a 0.

Nueva York se fue con tres triunfos de Yankee Stadium, pero Arizona con Johnson emparejó el clásico. En siete actos espació seis incogibles, aceptó dos rayitas, en ruta a una victoria de 15 a 2. Schilling comenzó el séptimo y decisivo desafío.

Dejó el encuentro en el octavo con los Yanquis arriba 2-1. Entonces entró Johnson para retirar a los cuatro bateadores que enfrentó y llevarse la victoria cuando Arizona hizo dos en la baja del noveno para ganar 3-2.

Schilling fue “Más Valioso” con sus tres comienzos, una victoria y efectividad de 1.69 en 21 actos con 26 ponches.

Johnson por sus tres aperturas, sus tres victorias, su efectividad de 1.04 en 17 capítulos, con un blanqueo, un relevo y 19 ponches.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
 

Enlaces patrocinados