Tripleplay | Curt Flood, el instigador

Curt Flood

Como pasó con los jardineros centrales de su generación en la Liga Nacional durante los decenios de los años 50 y 60, Curt Flood vio transcurrir su carrera en las grandes ligas bajo la sombra de Willie Mays.

No está en el Salón de la Fama, y conste que no solo fue uno de los más notables de la agrupación que ha podido tener un lugar en Cooperstown, sino quizás el más destacado. Claro, detrás de Mays.

Sin embargo, Flood pasó a la centenaria historia de la gran carpa, como el hombre que se atrevió a desafiar la entonces sacrosanta relación contractual, que por completo favorecía a los dueños de equipo en detrimento de los peloteros.

El recuerdo de Flood ha emergido en las últimas semanas ante el rumor de la posibilidad de una huelga de peloteros que colocaría en entredicho la temporada de 2022 en las grandes ligas.

El actual acuerdo entre los jugadores y los equipos está vigente desde hace cinco años, pero pudiera terminar el próximo 1° de diciembre porque las negociaciones que ambas partes sostienen desde la primavera, no han arrojado resultados que permitan suponer que la relación proseguirá. Desde 1972, las ligas mayores se han visto afectadas con ocho paros laborales.

El 7 de octubre de 1969, Flood con el jardinero Byron Browne, el pitcher Joe Hoerner y el cátcher Tim McCarver, fueron enviados por los Cardenales de San Luis a los Filis de Filadelfia, a cambio del antesalista Dick Allen, el infielder cubano Octavio Cookie Rojas y el pitcher Jerry Johnson. El trato indignó a Flood, quien decidió no incorporarse a los Filis. Tenía doce temporadas con los Cardenales y estimaba que los equipos no debían actuar independientes en sus relaciones.

Para la época, los peloteros eran trasladados a otros conjuntos, eran puestos en libertad y sus salarios eran estimados sin considerar su opinión. Flood demandó en los tribunales a los dueños de equipo y su sacrosanta Cláusula de Reserva, y aunque no resultó beneficiado, entre abrió las puertas de lo que cuatro años más adelante cambiaría para siempre las relaciones entre los gremios.

Si en la época de Flood podía afirmarse que los dueños de equipo tenían la relación “por el mango”, en el presente podría afirmarse que son los peloteros quienes la controlan. Al menos en un alto porcentaje, sobresaliendo la opción de firmar con el conjunto que deseen, bloquear cambios, y determinar qué cantidad de dinero y por cuánto tiempo, aspiran obtener en su contrato.

Ese sería un resumen de los puntos que ahora están en discusión, y que por lo visto y escuchado, tendrían en entredicho la próxima temporada de las grandes ligas.

Una de las razones que más ha influido para que las partes ahora se hallen tan alejadas, es el Covid 19. El año pasado, la pandemia obligó a la suspensión de una alta cantidad de juegos que impidieron los habituales ingresos económicos.

Siempre vivió tras la sombra de Willie Mays

Si Mays obtuvo una docena de Guantes de Oro como el mejor jardinero central de la Liga Nacional, el máximo ganador de siempre, Flood ganó siete de esos galardones, y en ocho torneos, fue el primero en outs realizados, y en otros cuatro, el primero en juegos realizados entre los jardineros.

Curtis Flood falleció en 1997 a los 59 años de edad. Sus últimos años contrastaron con los de su carrera de pelotero. Fue pintor ocasional, vivió en Francia e Italia.

El Congreso de Estados Unidos lo homenajeó, y la revista TIME lo declaró uno de los 10 atletas más influyentes del siglo XX.

EN TIPS

Su posición nunca se detuvo. Flood no jugó en 1970, y para la temporada de 1971, los Filis lo enviaron a los Senadores de Washington, en un cambalache que incluyó a tres peloteros del Washington. Solo participó en trece encuentros antes de decidir retirarse con un promedio de .200 puntos y siete imparables en 35 turnos.

Tres Series Mundiales. En 15 campañas en las mayores, a partir de 1956 con los Rojos de Cincinnati, los Cardenales y los Senadores, Flood dejó un promedio ofensivo de .293. Actuó en tres Juegos de Estrellas y tres Series Mundiales, ayudando al San Luis a ganar dos de ellas. Contaba con 33 años al momento de despedirse

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados