martes, mayo 24, 2022
InicioBeisbolTripleplay | El infalible promedio de efectividad

Tripleplay | El infalible promedio de efectividad

Son varias y variadas las alternativas disponibles para prever la calidad y el dominio ejercido por un lanzador ante los bateadores contrarios. Los triunfos es una de las más populares. Igualmente los juegos completos. La relación entre los juegos ganados y los encuentros perdidos también cuenta con sus admiradores, ni hablar de los ponches repartidos.

De la misma manera la diferencia entre los abanicados propinados y los boletos concedidos, como los imparables recibidos por innings lanzados.

Sin embargo hay un considerable consenso alrededor de las carreras limpias aceptadas, como el distintivo que más se acerca a la verdad a la hora de evaluar el calibre de los pitchers. Condición que tiene su expresión numérica en el promedio de anotaciones limpias permitidas cada nueve entradas, conocida como “ERA” en sus siglas en inglés.

La regla para calcular dicho promedio se remonta a los años 1912 y 1951, cuando los Comités de Reglas de esas épocas, hicieron los ajustes que se conservan hasta el presente.

En 1912 se acordó que una carrera limpia se le anotará al lanzador cada vez que el bateador llegue al home luego de embasarse por imparables, toque de sacrificio, boleto, pelotazo, wildpitch o balk.

En 1951 se dispuso que para competir por el liderato de la categoría, el pitcher tendrá que acumular un inning por cada encuentro celebrado por su equipo. De allí que en la actualidad, en la gran carpa ese número mínimo de episodios son 162.

En la crónica de las grandes ligas, el pitcher con más coronas de efectividad es el zurdo Lefty Grove con nueve, obtenidas entre 1925 y 1941 en la Liga Americana con los Atléticos de Filadelfia y los Medias Rojas de Boston.

Le sigue Roger Clemens con siete títulos, acumulados entre 1984 y 2007 con los Medias Rojas de Boston y los Azulejos de Toronto en la Americana, y con los Astros de Houston en la Liga Nacional. Siguen con cinco cumbres, todos en la Nacional, Grover Cleveland Alexander entre 1911 y 1930 con los Filis de Filadelfia y los Cachorros de Chicago, el zurdo Sandy Koufax con cinco para los Dodgers de Los Ángeles entre 1955 y 1966, y el zurdo Clayton Kershaw con cinco entre 2008 y 2020.

Koufax posee el registro de más lideratos al hilo, con cinco entre 1962 y 1966: 2.54, 1.88, 1.74, 2.04 y 1.73.

Entretanto la efectividad más reducida de siempre en una campaña, es el promedio de 0.96 del zurdo Dutch Leonard en 1914 durante 225 innings con los Medias Rojas de Boston. Igualmente, el 1.12 de Bob Gibson en 1968 con los Cardenales de San Luis, es el tope más diminuto en una campaña con al menos 300 actos. Lo logró en 305 innings y en medio de 13 blanqueos.

Lo último