lunes, agosto 8, 2022
InicioBeisbolTripleplay | Enigmas del Salón de la Fama criollo

Tripleplay | Enigmas del Salón de la Fama criollo

Para los periodistas de la casa, el escoger a sus candidatos al Salón de la Fama del beisbol profesional venezolano, es un proceso lleno de dificultados insalvables. Inevitables.

Y no nos referimos a las dudas que puedan embargarnos alrededor de si un candidato merece o no la inmortalidad, o si otro aspirante es más meritorio.

El asunto es más sutil y está íntimamente relacionado con las características del circuito. Con su origen histórico, su desarrollo, y sobre todo, su inevitable e insalvable dependencia de la pelota de los Estados Unidos.

La incertidumbre que nos afecta a los votantes pudiéramos resumirla en a quién votar. A un jugador con destacada actuación en las grandes ligas, a otro notable en el escenario exclusivo de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, o en ambos espacios. Todos con derecho indudable al reconocimiento.

Un ejemplo clásico, el pitcher Félix Hernández. Su carrera en el circuito venezolano se limita a dos temporadas. Para ser más precisos, a ocho apariciones con los Cardenales de Lara y los Navegantes del Magallanes, con una victoria y dos derrotas. Logros intrascendentes.

Solo que Hernández ganó 169 encuentros a su paso de quince temporadas en las mayores. Ningún otro pitcher venezolano suma más triunfos. ¿Cómo dejarlo a un lado al momento de estimar sus méritos? La única alternativa, que los venezolanos no actuaran en las grandes ligas. Solución simplemente estrafalaria por decir lo menos.

Otro caso lo representan los jugadores importados. No son pocos los que han reforzado a los conjuntos locales en una sola oportunidad. Pero su desempeño fue tan sobresaliente, que sin reservas merecerán un lugar entre los elegidos.

¿Cómo no otorgarle ese privilegio solo por actuar en un solo torneo, o en menos que otros importados? Y conste que no nos referimos a diferencia de criterios a partir de la actuación de los candidatos. Ese sería otro tema, digno de ser observado en otra circunstancia.

En una decisión personal, intentemos superar el escollo prestando más atención a lo hecho por los aspirantes en el circuito venezolano, aparte de lo ocurrido en las grandes ligas, y con el permiso del grupo donde se encuentra Félix Hernández y compañía. Decisión que no evita la injusticia aunque asumimos el riesgo. A fin de cuentas, cada elector tiene potestad para escoger.

Así las cosas, nuestros seis elegidos del pelotón de 35 seleccionados en esta oportunidad por el museo, fueron el toletero Robert Pérez, el infielder Jesús Alfaro, el cátcher Alex Delgado, el antesalista estadounidense Tom Evans, el receptor Henry Blanco y el primera base Luis Raven.

Esperemos a los preferidos.

Lo último