Tripleplay | Los misterios del promedio de bateo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

No pocos ignoran el cómo y de dónde sale el average de bateo. Hoy les contaremos el origen de esa receta “mágica”.

En el caso de las grandes ligas, un jugador necesita al menos 3.1 apariciones legales por cada juego del calendario regular para poder calificar como líder en bateo. Sin embargo, un jugador con menos de las apariciones requeridas para aspirar al título una vez concluida la temporada regular, y cuyo promedio se halle por encima del average más alto entre aquellos bateadores que sí acumulan el mínimo de apariciones legales exigidas, se le sumará el número faltante para completar la cantidad indispensable, y si el promedio prosigue por encima de los bateadores clasificados, será reconocido como el campeón de la categoría.

Esta condición está vigente para las grandes ligas hasta el presente desde 1967, y con el calendario de 162 encuentros por equipo, el total necesario es de 502 apariciones legales.

A partir de ese momento la fórmula alcanzó un grado de perfección y justicia procurado desde los inicios mismos del juego. De hecho, en las ligas mayores ya habían existido normas que no terminaban de satisfacer las exigencias buscadas.

Por ejemplo, en 1920 se aprobó que para calificar para la corona de bateo era indispensable participar al menos en 100 de los 154 juegos de la temporada. Antes de ese año no había una regla específica, pero se consideraba a quienes hubiesen tomado parte en al menos el 60% de los encuentros.

La norma tenía inconsistencias como la presentada en 1938, cuando Jimmie Foxx fue proclamado líder bate en la Liga Americana con .349, por encima de Taffy Wright con .350. Ambos completaron al menos 100 encuentros, pero Wright tuvo 263 turnos y Foxx 565.

La regla sufrió un nuevo cambio en 1950 cuando se exigió para calificar, al menos cumplir las dos terceras partes de los encuentros del calendario regular, y uno más en 1951. En este último, era necesario el haber consumido 400 turnos al bate.

Se excluyen aquellas apariciones en que el bateador logre llegar a la base por interferencia del receptor. Los turnos al bate son las presentaciones que terminan en imparables conectados, en outs, o en base por error de la defensa.

Para los circuitos afiliados al Beisbol Organizado, como las Ligas Menores y del Caribe, como de Venezuela, Dominicana o México, el mínimo de apariciones legales baja de 3.1 a 2.7.

El average más alto y el más bajo de las Grandes Ligas

En las memorias de las grandes ligas, el bateador que se ha proclamado campeón bate con el promedio más encumbrado es hasta la fecha Roger Hornsby.

Un toletero derecho quien estuvo en las ligas mayores entre 1915 y 1937, en la temporada de 1924 el defensor de la segunda base finalizó con un average de .424 puntos después de conectar 227 imparables en 536 turnos al bate, para titularse monarca del departamento en la Liga Nacional con el uniforme de los Cardenales de San Luis.

En el otro extremo está Carl Yastrzemski como el campeón bate con el promedio más reducido de la historia, .301 puntos. En la Liga Americana en 1968, el bateador zurdo y jardinero coleccionó 162 imparables en 539 turnos conel conjunto de los Medias Rojas de Boston.

EN TIPS

Pionero latinoamericano. El primer latinoamericano en encabezar en bateo una de las ligas de la gran carpa fue el mexicano Roberto Ávila. En la campaña de 1954 en la Liga Americana, el bateador derecho y camarero de los Indios de Cleveland, dejó un promedio ofensivo de .341 con 189 incogibles en 555 turnos al bate.

El primer venezolano. Andrés Galarraga fue el primer venezolano en colocarse una corona de bateo en grandes ligas, En 1993 con los Rockies de Colorado en la Liga Nacional, el toleter derecho y primer base, estableció un average de .370 puntos entretanto acumulaba 174 inatrapables en 470 visitas al plato.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
 

Enlaces patrocinados