viernes, mayo 24, 2024
InicioBeisbolTripleplay | Un hecho insólito

Tripleplay | Un hecho insólito

Si alguien encarna el gastado lugar común, estar en el lugar adecuado en el momento preciso, es Ron Hassey.

En la historia centenaria de las ligas mayores, solo se han completado veintitrés juegos perfectos, y Hassey fue el cátcher en dos de ellos. ¿Es o no es un hecho estrambótico por decir lo menos? Pero la singularidad no queda allí. Es que entre un perfecto y otro, transcurrieron diez años.

Y hay más. En su carrera de catorce campañas, no fue precisamente un receptor regular. En solo tres temporadas pasó del centenar de juegos en la posición, con un tope de 113.

En el beisbol no es un evento “anormal”.  No es una excepción. Más bien es la regla. Pero como dicen los árabes, estaba escrito que Hassey fuese hasta hoy el único en recibir dos perfectos en las grandes ligas.

El primero tuvo lugar el 15 de mayo de 1981 en Cleveland, donde los Indios recibieron la visita de los Azulejos de Toronto. El pitcher del Cleveland, el derecho Len Barker. Cinco de los 27 outs se produjeron en los jardines, mientras repartió 11 ponches.

La contribución de Hassey no quedó con su labor detrás del plato. Un bateador zurdo, con un sencillo en el primer inning ante el venezolano Luis Leal, remolcó una de de las tres carreras del Cleveland.

Hassey salió de Cleveland en 1984, y entre 1985 y 1991,  vivió con los Cachorros, los Yanquis, los Medias Blancas, los Atléticos y los Expos. Y fue con los Expos el 28 de julio de 1991 en Los Ángeles, cuando fue el receptor del nicaragüense Dennis Martínez ante los Dodgers.

Martínez salió de los 27 bateadores de los Dodgers con 5 ponches y 14 outs dentro del cuadro, mientras recibió el soporte necesario con dos rayitas en el séptimo inning. Un batazo del emergente Chris Gwynn a Marquis Grissom en el jardín central, se convirtió en el out final para materializar el primer perfecto de un pitcher latinoamericano, y el segundo de Hassey detrás del home.

“Dennis fue completamente diferente a Lenny Barker”, contó Hassey . “No es un pitcher de fuerza como lo era Lenny. Tuvo un excelente control, y sabe cómo lanzar. En lo personal estoy muy feliz. No todos los días se ve un juego perfecto, y he sido el cátcher de dos”.

Hassey únicamente apareció en nueve encuentros en lo que restaba de esa temporada. Entonces dijo adiós a los 38 años. Más que suficiente.

Deja un comentario

Lo último