miércoles, abril 24, 2024
InicioBeisbolGrandes LigasBrooks Robinson nos visitó en 1975

Brooks Robinson nos visitó en 1975

Dicto clínicas en diamantes de El Valle, 23 de enero y en Los Chaguaramos

Cuando aún le faltaban dos años para concluir su sobresaliente carrera de 23 temporadas en las Grandes Ligas, Brooks Robinson visitó la ciudad de Caracas por una semana en noviembre de 1975.

El recordado antesalista de los Orioles de Baltimore que falleció a la edad de 86 años el pasado martes, vino a Venezuela acompañado de su esposa Connie y dos de sus cuatro hijos, invitado por la empresa Coracrevi que presidía Eleazar Pinto, para asistir a la inauguración de la moderna Escuela de Beisbol Menor que en la urbanización El Valle fundó el conocido entrenador Graciano Ravelo.

Con una clínica especial de Robinson, en la que ofreció animación y traducción simultánea con sus amplios conocimientos en materia de técnica beisbolera, el conocido periodista deportivo Rubén Mijares, a la cual asistieron centenares de peloteritos de las diversas ligas capitalinas, quedó inaugurada hace casi 48 años esa escuela, semillero de bigleaguers de la cual surgieron, entre otros jugadores, Francisco Rodríguez, Miguel Ángel García, Carlos “Beto” Méndez, Alejandro Prieto y Carlos Subero.
Otras dos clases magistrales de cómo jugar a la pelota ofreció Robinson durante su periplo caraqueño.

La Planicie y la UCV

En una de ellas visitó los estadios de beisbol menor de la Planicie, donde compartió con una nutrida concurrencia de muchachos pertenecientes a clubes de Limenor, Liga Distrital, Criollitos de Casalta y otras entidades que hacían vida en esas instalaciones de la parroquia 23 de Enero.

Luego estuvo en la Meca del beisbol capitalino, el estadio de la Ciudad Universitaria, en Los Chaguaramos, donde hizo estupenda combinación en las actividades de enseñanza técnica con Remigio Hermoso frente a jugadores de todas las edades, desde preinfantiles hasta los veteranos de la famosa peña beisbolera ucevista que cada miércoles arma su tradicional caimanera y buen buen grupo de entrenadores.

Y como estaba en pleno desarrollo la temporada de beisbol profesional venezolano, aunque en ese certamen 1975-76 no hubo pelota en la capital por el impase entre Leones y Tiburones con la UCV, por el contrato de arrendamiento del estadio que provocó que Caracas y La Guaira se fueran a jugar en Acarigua como Tibuleones, aprovechó para ver un “jueguito” en Maracay, animado por Mijares, para saludar al equipo que visitaba a los Tigres: Águilas del Zulia, dirigido por su excompañero de los Orioles de Baltimore, Luis Aparicio.

Después de su paso por Venezuela jugo 95 partidos más con los Orioles en las ediciones de 1976 y 1977 para completar su legendaria carrera, caracterizada por su excelencia defensiva como jugador de la esquina caliente. Tan destacado fue su desempeño en esa posición que lo etiquetaron como la “Aspiradora Humana”, por esa capacidad para recoger con solvencia todos los batazos lo que circularan por sus predios.

Robinson también fue un bateador oportuno, entre los menores de su época. Ligó 2 mil 848 imparables, incluidos 268 cuadrangulares y remolcó mil 375 carreras en 2 mil 986 juegos.

En postemporada, incluidas cuatro Serie Mundiales (1966. 1969, 1970 y 1971) bateó .303 con 5 jonrones y 22 remolcadas.

Deja un comentario

Lo último