Inciarte a pasar la página del 2020

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Luego de un 2020 en el que Ender Inciarte fue desplazado del protagonismo de ser jardinero central de los Bravos, el marabino llegó al Spring Training con una mentalidad renovada.

Al ser excluído del róster de Atlanta para la postemporada del año pasado, el guardabosques criollo se trazó la meta de volver a ser ese defensor de élite que llegó a conectar 200 imparables en una temporada. Y aunque quizá no consiga nuevamente la titularidad, Inciarte solo espera ayudar a su equipo a llegar más lejos de la Serie de Campeonato.

Al iniciar 30 de los 60 encuentros de la ronda regular de la última campaña, el venezolano entendió que su aporte fue muy bajo, al dejar promedio de .190 con cuatro extrabases.

“No voy a mentir. Cuando quedé fuera del róster fue uno de los momentos más difíciles de mi carrera como beisbolista profesional”, comentó Inciarte al Atlanta Journal Constitution. “Pero de todo se aprende. Obviamente no tuve mi mejor año”.

Otra de las razones por las que el venezolano ya no es el dueño absoluto de la pradera central de los Bravos es que el mánager Brian Snitker quiere darle más oportunidades al prospecto Cristian Pache. Y ya sea que Inciarte se quede o no con la titularidad, él quiere retomar su ritmo en todos los aspectos posibles.

“En mi mente, siempre voy a ser un titular. No pondré en mi cabeza el que soy un jugador de reemplazo, porque cuando haces eso das un paso para atrás”, añadió el grandeliga de 30 años, ganador de tres Guantes de Oro. “Estoy aquí para demostrar que puedo hacer grandes cosas. Mi mentalidad está fresca ahora. Intentaré aprovechar cada oportunidad que me den”.

Además, con este año como el último de su contrato firmado en 2017, Inciarte tendrá un incentivo mayor para dejar saber que todavía puede ser de valía, ya sea como titular o como un guante de calidad en los jardines.

A mejorar su mecánica

Ender Inciarte entiende que su categoría como defensor siempre estará ahí, y es por ello que durante la temporada baja se enfocó en afinar algunos detalles de su mecánica de bateo, al ser el costado ofensivo en el que falló el año pasado. “Si ven el último año y medio, estuve bateando hacia la zona derecha del campo. En los años en los que tuve éxito, siempre bateaba hacia el lado contrario”, dijo el zuliano sobre los puntos en los que trabajó. “Sé que todavía puedo hacer eso. He trabajado en ello desde la temporada baja”. Curiosamente, las dos últimas campañas han sido las de peor desempeño ofensivo del criollo, con averages de .246 y .190 en 2019 y 2020, respectivamente, mientras que entre 2017 y 2018 dejó promedio de bateo de .285.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados