lunes, julio 15, 2024
InicioBeisbolLVBPChivita fue pura lealtad

Chivita fue pura lealtad

El nacido en Tucupita apoyó al equipo desde su creación en el año 1942

Patrimonio del deporte venezolano, Jesús Alejandro ‘Chivita’ Lezama fue el gran animador de los Leones del Caracas desde 1942, cuando se estrenaron en la primera división capitalina como Cervecería.

A los 104 años falleció en Caracas la mañana de este jueves, Jesús Alejandro Lezama, fanático número uno de los Leones del Caracas, máxima expresión de fidelidad de cualquier persona hacia un equipo de beisbol en nuestro país.

¿Quién no conoció al popular animador de los Leones que con su corneta recorrió las tribunas de todos los estadios del país, para estimular en cada compromiso a los seguidores del elenco capitalino y “provocar” con todo respeto a sus rivales?

Todas, absolutamente todas, las generaciones de jugadores criollos de la tropa melenuda, de Carrasquel a Davalillo, pasando por Tovar, Galarraga, Lugo, Vizquel, Abreu y Fermín, se identificaron con el particular estilo de “Chivita” para incitarlos a procurar el éxito en cada compromiso.

A sus 104 años de edad, Lezama mantenía una envidiable vitalidad para pasearse por las tribunas del estadio Universitario my hasta por los pasillos del estadio Monumental Simón Bolívar, le observamos en febrero pasado durante la Serie del Caribe.

Pero le cuesta precisar con exactitud desde cuándo se identificó con el beisbol.
Nacido en Tucupita, capital del Estado Delta Amacuro el 9 de febrero de 1921, llegó a Caracas a principios de la década de 1940 y comenzó a asistir al desaparecido estadio de San Agustín a partir de 1944.

“Soy fanático desde la época del Cervecería Caracas, cuando aun existía el llamado beisbol romántico. Entonces no había la liga profesional, pero la pasión por el juego estaba en el tope, como ahora”, asegura Lezama.

En 1941 se desató la verdadera fiebre del venezolano por el beisbol, a raiz del triunfo obtenido por la selección nacional en el Campeonato Mundial de La Habana, Cuba. Tanto, que el legendario parque agustino sirvió de escenario para las ediciones 1944 y 1945 del principal torneo amateur del orbe.

“El Cervecería contaba con los mejores jugadores del país, casi todos habían formado parte de la selección que ganó el mundial de Cuba. Era el equipo que tenía la mayor cantidad de fanáticos que admiraban a peloteros como Dalmiro Finol, Luis Romero Petit y Héctor Benítez Redondo, por mencionar apenas a tres de ellos”, afirma Chivita Lezama con cierta nostalgia por el antiguo escenario beisbolero de nuestra capital.

Lee también: El deporte lamenta la partida de ‘Chivita’ Lezama

“El ambiente del estadio era excelente. Se jugaba básicamente los fines de semana. Comencé a asistir al parque con un grupo de amigos de las parroquias San Agustín y San Juan y desde el primer juego me identifique con el equipo que dirigía José Antonio Casanova, quien había sido el shortstop estrella de la selección en Cuba”.

El 27 de diciembre de 1945, Martin Tovar Lange, propietario del Cervecería Caracas conforma junto con Juan Antonio Yanes (Yanecito), Carlos Lavaud (Magallanes) y Juan Regetti (Vargas) la Liga Venezolana de Beisbol Profesional que jugará su primer campeonato a partir de enero del año siguiente y desde el primer encuentro Lezama hizo acto de presencia para apoyar al conjunto capitalino.

Cervecería jugó los siete primeros torneos y se llevó tres gallardetes en las ediciones 1947-1948, 1948-1949 y 1950-1951 bajo el mando de Casanova y el cubano Martín Dihigo.
“Los primeros dos campeonatos obtenidos por ese equipo tuvieron un significado bien especial porque se ganaron sin refuerzos. Magallanes, Vargas y Venezuela tenían importados. Cervecería jugaba con el mejor talento del país y eso provocaba mucho orgullo para la fanaticada. En la última temporada se acabó el llamado purocriollismo, pero se contrataron los mejores refuerzos para ganar el certamen 1951-1952”, recuerda Lezama.

El 8 de agosto de 1952 los publicistas Oscar “Negro” Prieto y Pablo Morales le compran la franquicia a Tovar Lange por 75 mil bolívares y 49 años después, antes de comenzar el torneo 2001-2002, sus herederos negocian a franquicia a la organización Cisneros con la idea de conservar la tradición ganadora y la fanaticada del legendario Cervecería.

Desde el 17 de octubre de 1952, cuando se estrenaron en el estadio Universitario frente al Venezuela hasta lo que va de la presente campaña, los Leones han disputado más de tres millares de encuentros en 52 temporadas y Lezama ha presenciado la mayoría de ellos. Por eso hablaba con plena autoridad al precisar los que, a su juicio, han sido los mejores y peores momentos de la franquicia.

Como máximas satisfacciones puntualiza el cuadrangular número 20 de Baudilio Díaz para imponer récord en la liga el 12 de enero de 1980.

“Ese jonrón contra Aurelio Monteagudo, de los Tiburones de La Guaira, tiene un significado muy especial para toda la fanaticada”, decía Lezama. “No puedo dejar de mencionar la satisfacción que provocó el título que ganamos en la Serie del Caribe de febrero de 1982 bajo el mando de mi compadre Alfonso Carrasquel Desde luego que los 21 títulos que acreditan al Caracas como el mejor equipo profesional de Venezuela han provocado muchas emociones”, explicó el fanático número del Caracas.

De los peores momentos advierte que no le agrada hablar porque es una persona positiva, pero ante la insistencia periodística se remonta a la edición 1953-1954, conocida como torneo rotatorio, en la cual Caracas y Magallanes jugaron un calendario de 77 desafíos en la ronda eliminatoria contra los equipos zulianos Gavilanes y Pastora.

Su particular dream team

Más de ocho décadas compartir en la cueva del club le daban a Jesús Alejandro Lezama suficientes credenciales para aceptar el reto de ensamblar una alineación criolla ideal con integrantes de casi todas las generaciones.

Se inclina por el derecho Urbano Lugo Jr. como lanzador abridor haciendo batería con el catcher Baudilío Díaz.

En la inicial coloca a Antonio Briñez; en plan de camarero ubica a Luis “Cambao” Oliveros; en el shortstop se inclina por Alfonso Carrasquel y la antesala se la otorga a Luis Romero Petit.

En los jardines de izquierda a derecha considera que deben alinear César Tovar, Víctor Davalillo y Antonio Armas y el puesto de bateador designado lo reserva para Dalmiro Finol.

Deja un comentario

Lo último