Salvy motiva a los jóvenes de Kansas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Por varios años la figura de Salvador Pérez ha sido vista como una de las mejores detrás del plato de todas las Grandes Ligas, en gran parte por sus extraordinarios dotes defensivos e incluso ofensivos. Sin embargo, el mánager de los Reales, Mike Matheny, le da mayor crédito al venezolano por su liderazgo dentro del clubhouse.

Este 2021 el nativo de Valencia cumplirá diez temporadas en la gran carpa con Kansas City, siendo además uno de los pocos ganadores de la Serie Mundial del 2015 que todavía se mantienen en el club. Por su entrega y su compromiso, Salvy se ha ganado el respeto de jóvenes y veteranos en la organización.

Para el mandamás del equipo, otro de los factores que más le llaman la atención sobre el criollo es su competitividad y la forma en que motiva a los demás a mejorar.

“Salvador es el claro ejemplo a seguir. Lo puedes tener a las 8 de la mañana en la jaula de bateo y él le dice a los más novatos: ‘tienen que superarme para quitarme mi puesto’”, dijo Matheny al Columbia Daily Tribune sobre una de las formas en que Pérez motiva a los demás jugadores, en especial a los otros catchers. “Luego él físicamente los supera, y les demuestra que eso es lo que hace cada día. ‘Este es mi trabajo y seguiré mejorando’, le dice a los demás”.

Incluso, durante este Spring Training, el venezolano es de los primeros en llegar a las prácticas y uno de los últimos en irse. Su entrega y ganas de mejorar es lo que también presiona a los demás receptores a trabajar aún más fuerte para en algún futuro desplazarlo de la titularidad.

“Cuando tienes a tus mejores jugadores liderando de esa forma, se crea una sana competición que hace que todos mejoren. Eso hace que Salvy mejore y que los demás mejoren porque todos lo están observando”, añadió el estratega.

Y en este comienzo de los partidos de exhibición, el máscara carabobeño demostró que su liderazgo también lo pronuncia con el madero, al iniciar el domingo en gran forma.

En lo que fue la primera jornada se fue de 2-2 con un cuadrangular incluído en la victoria 3-2 sobre los Rangers de Texas.

De esta manera, el criollo retomó su buen ritmo con el bate, el cual marcó en 2020.

Todo esto, después de liderar a todos los receptores en average con .333, además de sonar 11 vuelacercas y remolcar 32 carreras en 37 compromisos.

Motivos suficientes para poder conquistara su tercer Bate de Plata y terminar alzándose como el Regreso del Año de la Liga Americana por encima de su compatriota Carlos Carrasco, tras perderse el 2019 por una cirugía Tommy John.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados