viernes, mayo 17, 2024
InicioBeisbolTriple Play | La victoria 300 de Nolan Ryan

Triple Play | La victoria 300 de Nolan Ryan

El 31 de julio de 1990, Nolan Ryan ascendió a la lomita por los Rangers de Texas para enfrentar a los Cerveceros de Milwaukee. Andaba ya en los 43 años de edad y en su vigésima séptima temporada en las grandes ligas. Y apreciada su carrera en retrospectiva, tenía un espacio asegurado en el Salón de la Fama para cuando decidiera retirarse.

Más de cinco mil ponches, seis de sus siete juegos sin hits ni carreras, logros que ningún otro lanzador había logrado. Pero si alguien aún ponía en duda sus méritos para disfrutar la inmortalidad, esa noche en Milwaukee debió disiparlos para siempre. Ryan alcanzó su victoria 300.

Si le damos un vistazo a la alineación que debió enfrentar, hay que convenir que fue un marco singular para convertirse en el vigésimo lanzador en las memorias de la ligas mayores en alcanzar esa cantidad de victorias.

El orden original de los Cerveceros contó con Paul Molitor, Robin Yount, Gary Sheffield, Dave Parker, Mo Vaughn, Jim Gantner, Mike Felder, Charlie O’Brien y Bill Spiers.

Su balance de victorias antes del desafío invitaba a no confiarse, 10 ganados y 4 perdidos. En el mismo primer inning, Ryan puso en aviso a los Cerveceros sobre lo que podían esperar: abanicó a dos de los tres bateadores en la entrada, aunque en la tercera con dos outs y las bases limpias, un sencillo de Molitor y un triple de Yount, dieron ventaja al Milwaukee.

Sin embargo, Texas pisó el plato cuatro veces en la alta del quinto, racimo culminado con un tribey de Jeff Huson con dos en base.

Ryan colgó ceros entre el cuarto y el séptimo capítulo, un tramo en el que solo recibió dos imparables, pero en el octavo, Milwaukee hizo dos rayitas al aprovechar dos errores del dominicano Julio Franco en la segunda base, para de paso sacar a Ryan del encuentro. Solo que Texas hizo seis en la alta del noveno con jonrones de Pete Incaviglia y el propio Franco, para asegurar el histórico triunfo de Nolan, 11 a 3.

La victoria fue aderezada con el signo tradicional de Ryan, 8 ponches en siete innings y dos tercios.
Ryan se mantuvo en acción hasta 1993 para despedirse con 324 triunfos de por vida en la gran carpa, en este momento la décima cuarta cifra más encumbrada de la categoría, compartida con Don Sutton. Y por supuesto, entró al Salón de la Fama como ya estaba previsto aquella noche de hace treinta años.

Deja un comentario

Lo último