miércoles, agosto 17, 2022
InicioBeisbolTripleplay | De nuevo, Kershaw y Koufax

Tripleplay | De nuevo, Kershaw y Koufax

El pasado lunes dedicamos la columna a los números de Clayton Kershaw y Sandy Koufax en los Dodgers de Los Ángeles. El tema, su “pugna” por ver quién dejaba cifras más notables, al menos dentro de la franquicia para la que habían lanzado hasta ese momento. Tan notables eran los números y marcas de Sandy entre 1955 y 1966, como son hasta hoy las de Clayton de 2008 a 2021, que el primero está en el Salón de la Fama, y todo parece indicar que el otro también llegará algún día a Cooperstown.

Hoy están de regreso, aunque por otros motivos. Digamos que por esas casualidades que aparecen de vez en cuando en el beisbol. Resulta que un día como hoy de 2013, Kershaw completó el único blanqueo que tiene en su carrera como pitcher abridor de la temporada. Y resulta, que Koufax en sus doce años en las mayores, solo elaboró una blanqueada en el primer juego de la campaña.

El primero de abril de 2013, Kershaw fue designado por el manager Don Mattingly para comenzar por los Dodgers el primer desafío de la temporada en Los Ángeles ante los Gigantes de San Francisco. Tradicionalmente un honor que se concede al número uno del equipo, o en todo caso, a quien haya completado la actuación más sobresaliente el año anterior. En 2012, Kershaw tuvo marca de 14 ganados y 9 perdidos, y había sido el mejor de la Nacional con promedio de carreras limpias de 2.53.

Literalmente, Kershaw estuvo intraficable. Apenas le conectaron cuatro imparables, todos sencillos. No regaló bases por bolas y ponchó a siete bateadores. Solo un corredor pisó la segunda base y nunca los Gigantes tuvieron a más de un hombre en base. Retiró cinco entradas por la vía rápida, Dodgers 4 Gigantes 0. Concluyó con 16-9 mientras encabezó el circuito con efectividad de 1.83 y 232 abanicados en 236 innings. El blanqueo fue el primero de los dos que tendría ese año.

El 14 de abril de 1964, también en Los Ángeles, Koufax estuvo igual de intraficable. El piloto Walter Alston lo asignó como abridor ante los Cardenales de San Luis, en la que fue la única apertura de este tipo en su trayectoria. La campaña anterior, había sido el primero de la Nacional con 25 victorias, 305 abanicados, 11 blanqueos y efectividad de 1.88.

Esa fue la medicina recibida por los Cardenales. Dieron solo seis incogibles, todos sencillos. Recibieron cinco ponches y ningún pasaporte. Un solo corredor llegó hasta la segunda base. Dodgers 4 Cardenales 0. La exhibición fue un preludio de los que sería la campaña. Koufax cerró con 19 ganados pese a no lanzar en septiembre por una lesión. Fue líder con efectividad de 1.74 en 223 actos y conseguiría otros seis blanqueos en la campaña.

Lo último