Tripleplay | La verdadera hazaña de Salvador Pérez

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cuando Ted Williams conoció al receptor novato Johnny Bench, en 1967 en el campamento de entrenamiento primaveral de los Rojos de Cincinnati, apenas terminó el juego con los Medias Rojas de Boston, buscó una pelota y un bolígrafo y fue presuroso al vestuario de los Rojos. Su presencia causó una pequeña conmoción, sobre todo cuando se dirigió directamente al espacio que ocupaba Bench. Lo saludó muy sonreído y escribió en la pelota: “Para un futuro Salón de la Fama”, de su admirador, Ted Williams.

Con 17 años, los Rojos enviaron a Bench a su equipo AAA, pero cuatro meses más tarde lo llamaron a las mayores, y 22 años después para no dejar mal parado a Williams, ingresó al templo de los inmortales en Cooperstown en su primera oportunidad.

Entre la profecía de Williams y su llegada al santuario, fue electo “Novato del Año” en la Liga Nacional, dos veces fue el “Más Valioso” del circuito, ganó diez “Guantes de Oro”, participó en catorce Juegos de Estrellas, en cuatro Series Mundiales, ganó dos, y en la de 1976 contra los Yanquis de Nueva York fue escogido como “Más Valioso” del clásico.

Fue por esto que, al conocer que Salvador Pérez había superado la marca de 45 vuelacercas para un cátcher en una sola campaña, impuesta por Bench en 1970, por encima ubicamos el nombre del autor del registro. Nuestro parecer se presta a confusión, pero es que el aventajar la marca, no está por encima del dueño del registro. En otras palabras, que de haber sido otro el receptor, nunca hubiese sido igual. Pretensiones de quien escribe, dirán ustedes. Un periodista devenido en aficionado y no podríamos culparlos por ello.

No vamos a completar la sugerencia con que Bench ha sido el cátcher más completo en la historia centenaria de las grandes ligas. Por respeto a notables receptores del pasado, y porque tal vez el propio Bench sería el primero en no respaldar ese parecer. Si escucharon la conversación que sostuvo con el propio Salvador, días después del logro del venezolano, entenderán la visión que tiene del juego.

Sin embargo, cómo no recordar que en su trayectoria entre 1967 y 1983 descargó 389 cuadrangulares, 327 mientras se desempeña como receptor, mientras en dos ocasiones fue el primero de la Nacional en ese departamento, y en otros tres el primero en carreras empujadas. Estuvo detrás del plato en 1743 de sus 2158 desafíos en las mayores.

El registro de Bench se perpetuó por cinco décadas en el libro de records de las ligas mayores. Para sujetar el suyo, vaya uno a saber por cuánto tiempo, Pérez cerró la campaña con 48 vuelacercas. Pero insistimos. Que lo haya logrado frente a Johnny Bench era suficiente.

Tripleplay | Willie Horton: El anfitrión perfecto
Tripleplay | Willie Horton: El anfitrión perfecto

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
 

Enlaces patrocinados