Tripleplay | Lvbp: Perdurarán los records (II)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En la columna anterior dedicada a los récords de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional que podrían sobrevivir por la reducción del calendario regular dada la presencia del coronavirus, faltaron tres registros importantes por razones de espacio.

Cómo no escribir de las bases robadas, los juegos salvados y el promedio de bateo más alto, siempre en el marco de una sola campaña. Todo indica que el número de juegos para cada equipo oscilará entre los 30 y los 40.

Aproximadamente desde el decenio de los 80, la cantidad oscilaba entre los 60 y los 63, aunque debemos recordar que desde que la liga fue fundada en 1946, hay manifiestas variaciones en la cantidad de desafíos.

En el campeonato 97-98 con el uniforme de Pastora de los Llanos, el panameño Santos Hernández sumó 21 rescates para superar por uno la marca de 20 del nicaragüense Porfirio Altamirano con las Águilas del Zulia en la temporada 80-81.

No es un registro sencillo de aventajar, aún en un calendario habitual. Siempre dependerá de la situación de salvado, que en su totalidad está fuera del alcance del relevista. De no haber esa posibilidad en el capítulo final, nada se puede hacer. Para su registro, Hernández relevó en 32 partidos a través de 39 episodios.

El récord de bases robadas está en poder de Donell Nixon, diríamos que desde tiempos inmemoriales. El veloz jardinero es estafó 44 almohadillas en el torneo 86-87 con los Leones del Caracas. No faltó a ninguno de los 64 encuentros de la campaña y bateó para .309.

Luego tenemos a Bob Abreu con su average de .419 con el Caracas durante 1998-1999. Se trata de un récord, que al contrario de los señalados, no fue construido en base a números absolutos sino a promedio. Significa que el número de desafíos no es tan decisivo. Basta que el candidato logre sobrepasar el promedio de Abreu, dentro de las reglas acordes con la cantidad de encuentros y el mínimo de apariciones legales exigidas, para que opte por el desafío de ser ese el caso.

En ese campeonato 98-99, el toletero zurdo coleccionó 52 imparables en 124 turnos al bate, consumidos en 36 de los 62 encuentros celebrados por los Leones. No contó con el mínimo de 167 apariciones legales necesarias, pero la regla aplicada en esa situación, le dio la corona. Abreu se convirtió en el cuarto bateador en sobrepasar la barrera de los .400 puntos detrás del cubano Pablo García, Víctor Davalillo y Dave Parker.

Solo resta esperar por la 20-21. En estas circunstancias que todos conocemos, emprender la cacería de cualquier marca para una campaña no será sencilla. Sin embargo, tampoco será un imposible.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados