lunes, agosto 8, 2022
InicioBeisbolTripleplay | Tres más que seguros

Tripleplay | Tres más que seguros

No hay forma ni manera de despojarse del interés que provoca el Salón de la Fama de las Grandes Ligas. Un interés que raya en la pasión que despierta entre los aficionados de beisbol de la gran carpa, la convicción de que el templo de Cooperstown alberga el más puro talento que ha pasado jamás por las mayores.

Obviamente que no se puede asumir al pie de la letra esa creencia, pero tomando en cuenta que en su mayoría los inmortales están acompañados de una ola de grandeza por lo hecho a su paso por la gran carpa, es mucho lo que hay en ello de verdad.

La experiencia alcanzada en el seguimiento de la escogencia anual, nos ha llevado a creer que hay tres tipos de aspirantes a la inmortalidad. Los fijos, aquellos que nada impediría su inclusión. Quienes en el peor de los casos, no pasarán más de dos oportunidades antes de ser escogidos por la Asociación de Cronistas de Beisbol de Estados Unidos.

Luego están los que albergan dudas acerca de su genuina condición de inmortales. Son aquellos que pueden esperar hasta tres o cuatro votaciones para conseguir el ansiado reconocimiento, o si es que nunca lo alcanzan. Y están aquellos que son rechazados sin la menor duda en su primera comparecencia ante el gran jurado.

Esa pasión ancestral, hoy queremos expresarla solo con candidatos que se hayan activos, o que aún no han figurado entre los futuros postulados.

Solo tenemos a tres en el listado, y los citaremos en estricto orden de acuerdo a su tiempo de servicio en las grandes ligas: el japonés Ichiro Suzuki, quien estará por primea vez entre los pretendientes en 2025, el dominicano Albert Pujols que quizás estuvo activo hasta 2021, y el venezolano Miguel Cabrera con su contrato que lo mantendrá en combate, quizá hasta 2023.Tres peloteros, desde ya con un lugar garantizado en el templo.

¿Por qué tanta certeza?

No abrigan la menor duda

En su hoja de servicio entre 2001 y 2019, Suzuki tuvo un promedio de bateo de 311, coleccionó 3089 imparables y robó 509 bases. El jardinero y toletero zurdo fue Novato del Año y una vez “Más Valioso”, participó en diez Juegos de Estrellas, conquistó diez “Guantes de Oro” y dos títulos de bateo.

En cada una de sus primeras diez temporadas tuvo al menos doscientos inatrapables, una marca para las grandes ligas, y sus 262 hits en 2004 es la cantidad más elevada en una sola temporada. En la historia de las mayores, solo Pete Rose tiene al menos diez campañas con 200 o más inatrapables.

Pujols acumuló 679 jonrones, 2150 carreras empujadas y 3301 imparables. De por vida, únicamente cuatro bateadores tienen más vuelacercas y apenas otros dos, más carreras remolcadas. El toletero derecho y primera base, está en acción desde 2001, y en cada una de sus diez primeras temporadas, tuvo averages de bateo por encima de los .300 puntos, empujó más de 100 carreras y despachó más de 30 jonrones.

Fue electo “Novato del Año”, estuvo en diez Juegos de Estrellas, en tres oportunidades fue escogido “Más Valioso”, ganó dos Guantes de Oro y actuó en dos Series Mundiales.

Cabrera debutó en las grandes ligas en 2003 con poco más de 20 años de edad. En cuatro ocasiones se ha proclamado líder bate, tres de ellas consecutivas, con un tope de .348 en 2013. Al concluir la campaña anterior, exhibía un average vitalicio de .310. También ha largado 502 cuadrangulares y ha impulsado 1804 anotaciones.

El bateador derecho y defensor de la primera base, en 2012 ganó la triple corona de bateo con 44 cuadrangulares, 139 impulsadas y .330 en bateo. En dos ocasiones fue elegido “Más Valioso”, ha participado en once Juegos de Estrellas y en dos Series Mundiales.

EN TIPS

Trotamundos. Suzuki, Pujols y Cabrera también comparten el haber jugado para varios conjuntos. Suzuki con los Marineros de Seattle, Yanquis de Nueva York y Marlins de Miami. Pujols con Cardenales de San Luis, Angelinos de Anaheim y Dodgers de Los Ángeles. Cabrera con Marlins de Florida y Tigres de Detroit.

Más que casualidad. Otro detalle, casualidad más bien, digno de resaltar en el trío de futuros inmortales de las grandes ligas. Ninguno nació en los Estados Unidos, la histórica cuna centenaria del beisbol.

Lo último