martes, diciembre 6, 2022
InicioCabreraDiez años del magnífico Miggy

Diez años del magnífico Miggy

El 3 de octubre de 2012, Cabrera se convirtió en el primer Triplecoronado latino

La temporada 2012 para Miguel Cabrera puede definirse como una de las más espectaculares para bateador alguno en los últimos 20 años de acción en las Grandes Ligas.

Con tan solo cuatro años de haber llegado a los Tigres de Detroit, el de La Pedrera ya era parte de la familia bengalí y esa confianza fue correspondida tal día como hoy, hace una década cuando el venezolano, en ese entonces de apenas 29 años, lograba convertirse en el primer jugador latinoamericano en levantar una Triple Corona de Bateo en la MLB.

Cuarenta y cinco años transcurrieron desde que Carl Yastrzemski había logrado ese hito con los Medias Rojas de Boston, en 1967 con promedio de .326; 44 jonrones y 121 remolcadas.

Muchos se acercaron al gran premio, pero no fue sino Cabrera quien pudo vencer las sombras y entrar en la gloria aquel 3 de octubre de 2012 en el Kauffman Stadium de Kansas City, estadio donde Tigres de Detroit disputó el último juego de aquella zafra.

Lee también: Miguel Cabrera llegó a 1.000 juegos con Detroit

Aquel día, Cabrera se fue en blanco en dos turnos con un ponche incluído y así terminó esa magnífica temporada con un abultado promedio de .330; 44 vuelacercas y 139 impulsadas, suficiente para sentarse en el trono y disfrutar de la grandeza.

Para un jugador de 10 años de servicio, como fue en aquel entonces para Cabrera, sus números eran algo superlativo y esa campaña 2012 terminó de definir lo que se vislumbraba en el futuro para este venezolano: Un lugar en el Salón de la Fama en Cooperstown.

Al Kaline, uno de los miembros más importantes en la historia de los Tigres, definió a Cabrera, en esa campaña 2012, como un pelotero único.

“Él (Cabrera) es el mejor bateador que ha jugado en Detroit desde que he estado aquí. No hay dudas sobre eso y me incluyo en esa lista”, exclamó el miembro del Salón de la Fama y quien disputó 2.834 juegos con los felinos y llegó a despachar 3.007 hits con el uniforme de Detroit.

“Él es el mejor. No puedo decir algo sobre Charlie Gehringer o Ty Cobb, porque no llegué a verlos en el terreno, pero desde 1953, desde que estoy aquí, Cabrera es el mejor bateador que ha pasado en Detroit”.

Esa gesta que completó Cabrera hace ya diez años, le dieron bríos para continuar esa senda hacia el Templo de los Inmortales, pues en más de un siglo de existencia de la Major League Baseball, muchos han sido los campeones bates, incluso líderes jonroneros, pero solo los grandes han podido colocarse esta corona y, el nuestro, Miguel Cabrera, es uno de ellos.

¡Hoy se cumple una década de la hazaña del magnífico Miggy!

Deja un comentario

Lo último