Camiseta 10 | César Farías carioca

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“El venezolano César Farías será el nuevo técnico del Botafogo”. Así proclamaban los despachos de las agencias de noticias la semana pasada, pues el equipo de Río de Janeiro, una vez despedido Bruno Lazaroni, su entrenador anterior, clamaba por un nuevo conductor.

Entonces los faros del histórico club de franjas blancas y negras, ancestral rival del Flamengo en “A cidade maravilhosa”, fijó su luz en el hombre nacido en Güiria pero hecho cumanés toda la vida, para tomar las riendas de su destino inmediato. No obstante, las cosas no podían ser así nada más. Farías, seducido por la propuesta del “Fogo” pero atado a la selección de Bolivia, no pudo romper sus estrechos lazos con los verdes del altiplano y Venezuela perdió la oportunidad de tener su segundo técnico en el fútbol de Brasil, luego del paso hace unos meses de Rafael Dudamel por el Atlético Mineiro…

Esto hay que verlo como la consideración que hay hoy más allá de las fronteras con los tutores venezolanos. Así como la salida de jugadores ya es moneda corriente, la de los técnicos, aunque aún tibia, comienza a ser de cierta importancia.

Todo comenzó con Richard Páez y sus aventuras con Alianza Lima de Perú, Millonarios de Colombia y el Deportivo Cuenca de Ecuador. Luego, y en algunos casos en paralelo, del propio Farías en México con Xolos de Tijuana, El NorthEast United FC de India, Cerro Porteño en Paraguay y The Strongest (con el que alcanzó el título) y la selección de Bolivia, por cierto, el único venezolano en dirigir un equipo representativo de un país.

Entonces, ante el impedimento, Botafogo buscó por los caminos y contrató al argentino Ramón Díaz, pero quedó claro que su primera y preferida opción era César Farías…

Una observación: dijimos en el título “Farías carioca”, y queremos aclararla a los comunicadores de nueva data, los más jóvenes, que el término “carioca” es solo para los nacidos en Río de Janeiro, aunque también se puede utilizar, por razones históricas, la palabra “fluminense”.

Fueron ellos, cariocas y fluminenses, los pobladores originarios de lo que es hoy el estado de Río de Janeiro. Los de la ciudad de Sao Paulo no son cariocas sino paulistas, valga la aclaratoria, y los de las poblaciones cercanas y que forman parte del Gran Sao Paulo, como Mogi das Cruzes, donde apareció por el mundo Neymar, son los paulistanos. La gente de Río Grande do Sul son gaúchos (o gauchos, sin acento en la u, en idioma español), y los de más al norte, en Minas Gerais, mineros.

Damos esta explicación no con aires de suficiencia, sino como una información que creemos útil.

Nos vemos por ahí.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados