Camiseta 10 | Napo Centeno, con su risa de siempre

Camiseta 10 Napo Centeno, con su risa de siempre

No podíamos pasar por el estado de Florida y no platicar con Napoleón Centeno. Y como decimos de los hijos cada vez que los encontramos, “Napo” está donde lo dejamos, es decir, con sus valores de siempre, su amabilidad, sus memorias de fútbol y por encima de todo, con su risa tan sonoramente venezolana. Más flaco que en los tiempos cuando era coordinador de la Vinotinto, vive en Orlando desde hace seis meses luego de hacerlo en Santiago de Chile por dos años y medio, mas la distancia no le ha impedido seguir siendo delegado de la Fifa y de Conmebol. “Y sigo de cerca al fútbol venezolano, que se ha convertido en un trampolín para conseguir logros económicos en el exterior; ese ha sido el norte de los jugadores para mantener a sus hogares. Por eso es que se ha perdido el sentimiento por la selección”. Centeno dice que solamente “hay valores individuales, y eso se ve en los partidos actuales: solo destellos”…

Estamos sentados en el restaurant “Melao” de Orlando, donde en el self service un tráfago de gente va y viene sin parar. Napoleón ríe entreverando la nostalgia con la complacencia, con la seguridad del deber cumplido al recordar aquellos tiempos cuando viajaba a las ciudades donde la Vinotinto tenía que jugar y esperaba a la delegación a las puertas de los hoteles, con las llaves en la mano porque ya todos los detalles del viaje estaban resueltos. “Aquí en Estados Unidos el fútbol es una industria organizada, pero futbolísticamente creo que le faltan muchas cosas para crecer, pero está en esa vía”, asegura Centeno. “Su organización hará que sea así. La influencia suramericana o hispana ha ayudado en todos los sentidos”…

Con Napoleón Centeno, y por la identificación que siempre hemos tenido, vivimos incontables experiencias; viajes, aviones y hoteles, partidos, victorias y derrotas. Ahora Centeno espera por su próxima tournée, que no sabe adónde será. Ha vivido por más de treinta años en el fútbol y del fútbol, y ha conocido “ya no sé ni cuántos países”. En el “background” de su existencia está Margarita, donde tiene la casa, su hogar formal, y ahora se prepara para lanzar su primer libro. “El él cuento mis experiencias, todo lo visto y vivido, todo lo recorrido. Pronto saldrá publicado”. Se dice que al final de los caminos se debe escribir un libro, y Centeno desmiente el decir popular. Él lo escribió en plena efervescencia, con todavía mucho que rodar, porque en realidad eso era lo que le faltaba al hombre: contar sus andanzas y continuar acumulando fútbol. En un segundo libro, a publicar dentro de algunos años, “Napo” volverá a la carga con nuevas historias.

Nos vemos por ahí.


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
 

Enlaces patrocinados