Visión de Juego | Anderson Contreras tiene talento para ser un Arango

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Después de cinco meses sin actividad competitiva, entrenando primero en casa y luego de regreso en cancha, cuando las regulaciones por la emergencia sanitarias del coronavirus lo permitieron, era más probable que el Caracas FC sufriera en su vuelta a la Copa Libertadores.

Pero el partido de visitante contra el Deportivo Independiente Medellín evidenció, una vez más, la cultura del esfuerzo, el espíritu de cuerpo, unidad y trabajo consistente que el técnico Noel Sanvicente siempre ha sabido inculcar a sus equipos.

El inédito triunfo 2-3 en el estadio Atanasio Girardot fue producto de una planificación milimétrica para sacar el jugo a cada entrenamiento. Al Caracas no le pesaron las piernas. No mostró la típica falta de ritmo que normalmente afecta a los equipos luego de una pausa tan prolongada, sin disputar partidos.

Ningún equipo venezolano había obtenido un triunfo en Colombia en la historia de la Copa Libertadores. De allí que los tres puntos conquistados por los rojos del Ávila tienen un valor mayor. Caracas derrotó a todos los enemigos que se cruzaron en el camino en este semestre terrorífico.

Primero venció al covid-19 con el esmerado trabajo de su cuerpo médico para evitar contagios y controlar los casos que se presentaron; superó la falta de competencia por la paralización del campeonato nacional con la sabiduría de Sanvicente; y finalmente liquidó a un rival de peso para meterse en la pelea por la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Toda esa planificación de las oficinas y el banquillo tuvo un correlato de determinación, personalidad y brillo individual y colectivo que se plasmó en la cancha. La mejor expresión del carácter que exhibió el Caracas fue Anderson Contreras. A los 19 años es la nueva joya que atesora el mediocampo del equipo.

El barinés posee todos los atributos de una estrella en ciernes. Es dueño de una zurda magistral que vivió tres momentos de esplendor, produciendo las jugadas decisivas para sellar la conquista histórica en el Atanasio Girardot.

Su toque preciso e inteligencia para explotar los espacios derivó en la primera acción de peligro aprovechada por Eduardo Fereira para anotar el primer tanto del Caracas. Mejor aún es el golpeo a lo Juan Arango en los cobros de pelota detenida.

El segundo gol de tiro libre de los rojos fue una clase maestra de geometría. Desde 30 metros, Contreras sacó un riflazo indetenible que se fue colando al ángulo superior para anotar el mejor tanto en el regreso de la Copa. Y para completar su exhibición, puso un centro con tiralíneas al área para que Alexis Blanco cabeceara el tercer tanto que sentenció la victoria. No es común que a los 19 años un futbolista venezolano refulja con tanto esplendor en el escenario internacional.

Algún día habrá que agradecerle a Sanvicente por ese paciencia de arcillero para moldear talentos precoces y convertirlos en figuras rutilantes. Rómulo Otero, Josef Martínez, Yeferson Soteldo y ahora Contreras son algunos de los jugadores que crecieron y maduraron en la escuela de Sanvicente, antes de dar el salto a la internacionalización.

Para que este triunfo no quede solo como un hecho aislado, ahora Caracas tiene que refrendar esa soberbia actuación en el extranjero con una primera victoria en el estadio Olímpico, este martes ante Libertad de Paraguay.

Caracas volvió a ser un ejemplo a seguir. Enseñó el camino para superar las dificultades con orden, planificación, método y una gran dosis de inventiva. Si Contreras puede repetir su magisterio de pierna zurda en lo que resta de Copa, no habrá duda de que estaremos ante la presencia de un nuevo Arango.

José Peseiro carece de tiempo para probar cambios en la Vinotinto
La amplia convocatoria de 40 jugadores del técnico lusitano José Peseiro para los partidos de la Vinotinto ante Colombia y Paraguay no tiene mayores secretos. Salvo un par de nombres, como los de José “Brujo” Martínez, de destacada actuación con Filadelfia en la MLS, o del delantero Erick Ramírez que la rompe en Eslovaquia, la selección estará conformada por la mayoría de los efectivos utilizados por Rafael Dudamel en los últimos años.

La novedad no recae tanto en los nombres sino en la manera cómo Peseiro planteará los partidos de la eliminatoria. Comenzó su carrera como un técnico muy atrevido, de arriesgar en el ataque a costa de ser vulnerable en el fondo. Pero el premundial es un ajedrez que debe jugar con inteligencia.

De la mitad hacia adelante, Peseiro cuenta con jugadores que atraviesan un momento muy dulce en sus carreras. Los tres brasileños: Yeferson Soteldo, Jefferson Savarino y Rómulo Otero han hecho sobrados méritos para figurar en la alineación. Darwin Machís y Salomón Rondón son los atacantes más en forma de Venezuela, más allá de las críticas que se pueden hacer a las facilidades defensivas que ofrece la Superliga China.

El problema a resolver, como siempre, es la última línea. La ausencia de un lateral izquierdo puro, con ida y vuelta para atacar y defender es la principal debilidad de la vinotinto. Pero con escasos días para armar el equipo y sin ningún partido previo de preparación, es previsible que Peseiro coloque en la cancha un once similar al que venció 1-4 a Japón, con Rosales en plan de lateral izquierdo y alguna modificación en la zona re recuperación con el Brujo en lugar de Manzano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados