Visión de juego | Junta de FVF debe revisar cada irregularidad en las Asociaciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El catálogo de irregularidades en los procesos eleccionarios, que se iniciaron desde diciembre del año pasado, en las Asociaciones de la Federación Venezolana de Fútbol, debe disparar las alarmas en la Junta de Normalización designada por la Fifa.

Son tantas las ilegalidades cometidas en las convocatorias para designar a las Comisiones Electorales Regionales de las Asociaciones, que la Junta de Normalización, encabezada por el profesor Laureano González, está obligada a revisar exhaustivamente cada proceso para impedir que las elecciones de la Asamblea General de la FVF, para elegir a sus nuevas autoridades, estén bajo la sombra de la ilegitimidad.

Por donde uno mete el ojo, salta un acto que viola la Ley del Deporte, el Reglamento Número 1, el Reglamento Electoral de la FVF y los propios estatutos de las asociaciones. De acuerdo con la Ley del Deporte, las convocatorias a procesos electorales deben realizarse con al menos quince días continuos antes de la fecha pautada para realizar los comicios.

Pero en la Asociación del fútbol del estado Bolívar el llamado se hizo el 1 de diciembre para votar el 15 de diciembre de 2020, con un día menos de los que exige la ley, pues el primer día de publicado la convocatoria no se cuenta. Más grave aún es que la Asociación de Bolívar tiene como presidente a un directivo que no cumplió en el tiempo determinado los requisitos para ser reconocido legalmente por la FVF y el IND.

Tras la renuncia en 2017 del presidente de la entidad, Lublin Angulo, el primer vicepresidente de la entidad, Gustavo García, asumió el cargo como señalan los estatutos de la entidad. Pero la Ley del Deporte y su Reglamento señalan que cualquier cambio en la Junta Directiva de una entidad deportiva debe ser consignada ante el IND con una copia de la Asamblea en la que se aprobó la nueva designación, en los 15 días continuos posteriores a la modificación.

La directiva de la Asociación de Bolívar se saltaron esta norma y ahora carecen de un presidente facultado para hacer convocatorias electorales.

A la directiva de la Asociación de Nueva Esparta le improbaron la memoria y cuenta que presentó en marzo de 2020, por lo que estaba obligada a renunciar; pero realizaron una triquiñuela. Con el respaldo del fallecido presidente de la entidad, Jesús Berardinelli, la asociación tuvo otra oportunidad para presentar el balance deportivo y económico de la gestión en noviembre de 2020, en violación de los propios estatutos de la Asociación de Nueva Esparta, de la FVF y de la Ley del Deporte.

En la Asociación de Cojedes eligieron a la Comisión Electoral con el voto de apenas cuatro clubes que apoyan la gestión de la actual directiva, razón por la cual un grupo de entrenadores, árbitros y dirigentes de otros clubes impugnarán el proceso electoral.

Todas las asociaciones están llamando a elecciones sin tomar en cuenta la data del Registro Nacional del Deporte, el único instrumento legal para dar fe de los clubes, atletas, entrenadores y árbitros que están activos en el país. Para armar sus padrones electorales, las asociaciones tienen que consultar el RND. Es tal la irregularidad, que en Distrito Capital aparece en el padrón un entrenador que falleció, otros que no entrenan desde hace siglos y jugadores que no hacen vida en los clubes de capitalinos.

La FIFA otorgó a la Junta de Normalización todos los poderes para organizar el proceso electoral en la FVF. Si los comicios que llevarán a cabo las Asociaciones no son transparentes y democráticos, las autoridades federativas que surjan de las urnas carecerán de legitimidad. Hay que ordenar la casa para que cada voto sea limpio en la Asamblea General.

La sombra de Rafael Esquivel sigue presente en el fútbol nacional

El 21 de noviembre de 2017 la cámara de resolución de la Comisión de Ética de la FIFA suspendió de por vida a Rafael Esquivel, expresidente de la FVF, de cualquier actividad vinculada con este deporte.

El hombre que durante 29 años controló a sus anchas la organización y funcionamiento del fútbol venezolano, participó en la comisión de diversos delitos que fueron destapados en el escándalo del FiFA-GATE. Esquivel se declaró culpable en la corte de Nueva York de asociación ilícita, delitos informáticos, blanqueo de capitales y sobornos por millonarias cifras para otorgar contratos de televisión y mercadeo de los torneos organizados por la Conmebol.

Después de negociar su libertad condicional, Esquivel regresó a su casa de Florida, donde puede movilizarse con un brazalete que indica a la policía sus movimientos para evitar que salga de los límites establecidos. Pero su relación con el fútbol venezolano sigue intacta.

Recibe informes detallados de lo que ocurre en el fútbol nacional, da instrucciones a dirigentes sobre los pasos que tienen que dar y ejerce el control del Centro Nacional de Alto Rendimiento en Los Robles, a través de su sobrino Víctor Manuel Días Esquivel.

La Junta de Normalización le debe todavía al país una explicación detalladas de la cuestionada gestión económica durante el mandado del fallecido presidente de la entidad, Jesús Bernardinelli. Sería bueno conocer cómo fue la licitación para otorgar los contratos de construcción de dos nuevas residencia.

¿Es cierto que se llevaron los compresores de los aires acondicionados y ahora están presupuestando por 10 mil dólares los mismos equipos? Hay que espantar las sombras del esquivelismo en el CNAR.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados