martes, mayo 28, 2024

Circo Richarlison

El delantero brasileño marcó hasta ahora el gol más espectacular de la Copa del Mundo

Si el dueño de un circo hubiese estado en el Mundial y hubiese visto la pirueta de Richarlison en el segundo gol de Brasil, seguramente habría bajado al campo y le hubiera hecho una propuesta de contrato al atacante del Amazonas.

Porque el segundo gol del artillero de pelo “bachaco”, como se les dice en Venezuela a los de ese tipo de cabellera, fue eso, un acto circense, del más puro estilo del arte de fábula. Recibió, se dio vuelta y clavó una tijereta que redondeó la victoria de un seleccionado verdiamarillo que ayer, no obstante lo aparentemente corta de su conquista, demostró que habrá que contar con él en la gran final del 18 de diciembre.

Frente a los brasileros estaba un equipo que, valiéndose del valor de la defensa, se agazapó atrás, esperando en la cueva para ver si en una de esas tomaba al rival dormido y le sorprendía. Brasil, quieto, pasando la pelota con floritura y seguridad, esperó y esperó. Tal vez más de la cuenta, hasta que apareció quien tenía que aparecer, el tal Richarlison para liquidar, una vez, dos veces, a un adversario que pasados los primeros veinte minutos anunció su inferioridad.

Claro que no fue así nada más. Serbia fue valiente en la defensa, tuvo el atrevimiento al ataque que sus limitaciones le permitieron, y nunca renunció al menos, figurar.   Brasil parecía que no, pero sí. El segundo tiempo fue casi un monologo dirigido por Neymar y Vinicius, y cuando hizo cambios los que entraron terminaron de aturdir a un equipo serbio duro y arisco, perro que no tenía las armas para contener a un adversario que a medida que el partido fue pasando le fue demostrando que aún hay mucha diferencia entre un concepto de fútbol que mixtura eficiencia

Deja un comentario

Lo último