domingo, agosto 7, 2022
InicioFútbolFutVeVisión de juego | Sentencia Febles crea un precedente

Visión de juego | Sentencia Febles crea un precedente

El caso del actual futbolista del Aragua, Daniel Febles, es emblemático sobre la resilencia de los jugadores para enfrentar a los dueños de los clubes que se niega a pagar lo acordado en los contratos y cómo deben luchar legalmente para hacer valer sus derechos hasta cobrar el último centavo de la deuda, más los salarios caídos correspondientes, producto del tiempo que duró el patrono para cumplir con sus obligaciones, tal como señala la Ley Orgánica del Trabajo de nuestro país.

La historia de Febles es la de muchos futbolistas nacionales, que son castigados por los dueños de los equipos por diferencias extradeportivas que terminan afectando la situación laboral del jugador.

El delantero zurdo fue una de las contrataciones más sonoras del Carabobo para la temporada 2019, tras ser una de las piezas esenciales en el primer título de Monagas en 2017 con sus nueve goles.

Pero después de cobrar un par de meses, la directiva de Carabobo, encabezada entonces por el presidente de la entidad, Jimmy Ayoubissa, dejó de pagarle a la plantilla. Febles sufría una inflamación en la rodilla derecha.

Estuvo quince en tratamiento, con un médico pagado de sus propio peculio, porque Carabobo solo le ofrecía los servicios de un fisioterapeuta.

Y como la inflamación en los meniscos no cedía, se hizo una limpieza que lo mantuvo fuera de acción durante un mes, todo ello con la aprobación del técnico de los granates, Johnny Ferreira.

Pero al presidente del Carabobo le disgustó que Febles se sometiera a la limpieza de la rodilla y en castigo lo mantuvo si cobrar durante 10 meses, pese a que el jugador se reincorporó a la plantilla y nunca dejó de asistir a los entrenamiento y los partidos del granate.

Luego, Ayoubissa trató de llegar a un acuerdo con el jugador para rescindir el contrato, pagando menos de lo que correspondía, pero Febles se mantuvo firme y decidió demandar ante la Cámara de Resolución de Conflictos de la Federación Venezolana de Fútbol que falló a su favor, pero no le reconoció los salarios caídos ni las prestaciones que generaron el tiempo que Febles estuvo sin recibir un solo céntimo y tuvo que arreglárselas por su cuenta.

Febles llevó el caso hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo de Suiza y este año esta instancia inapelable decidió que Carabobo no solo tenía que pagar la deuda acordada en el contrato, sino los salarios caídos y las prestaciones sociales que demandó el grupo de abogados Carrero-Quintero.

La batalla legal de Febles sienta un precedente en el fútbol venezolano. Los equipos que se endeuden tienen que pagar salarios caídos y prestaciones por el tiempo que dejaron colgados a los futbolistas y técnicos.


Lo último