martes, abril 23, 2024
InicioOpinionesGerardo BlancoVisión de Juego | Suspensión de la doble fecha es una medida...

Visión de Juego | Suspensión de la doble fecha es una medida saludable

Los poderosos clubes de Europa alzaron la voz y obligaron a suspender las dos venideras fechas de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Catar 2022.

Acordaron que no iban a ceder a los jugadores convocados por las selecciones nacionales, porque en el Viejo Continente los contagios se han incrementado y las autoridades sanitarias de países como Inglaterra y España imponen cuarentenas obligatorias a quienes ingresen al país. Si cedían a las estrellas suramericanas que compiten en La Liga o en la Premier, tras el retorno perdería a esos jugadores durante los diez días que permanecerán aislados en sus hoteles o por más tiempo, si alguno retornaba contagiado por el coronavirus.

En la comunicación que sostuvo el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, con Alejandro Domínguez, jefe máximo de la Conmebol, se decidió aplazar la fechas programadas de los partidos premundialistas. La verdad es que FIFA ya había sido permisiva en las dos primera jornadas de la eliminatoria, y aprobó que los clubes en países con restricciones sanitarias de movilidad retuvieran a los futbolistas, como ocurrió con el delantero de la Vinotinto, Salomón Rondón, quien se perdió los duelos ante Colombia y Paraguay, forzado como estuvo a permanecer en la Superliga de China.

El problema adicional que tenían FIFA y Conmebol entre manos es que en esta ocasión se disputaba en la doble fecha eliminatoria el clásico suramericano entre Brasil y Argentina; otra batalla de millones de dólares y audiencia mundial garantizada entre Neymar y Leo Messi. ¿Cuánto dejaban de facturar por concepto de patrocinio televisivo las empresas dueñas de los derechos de retransmisión por este sensacional duelo, si este jugoso enfrentamiento se disputaba con la ausencia de las fulgurantes estrellas de ambos países que militan en clubes de Inglaterra y España?.

De hecho, el técnico de Brasil, Tite, suspendió la rueda de prensa que tenía programada para el viernes, cuando anunciaría la lista de convocados para medirse de visitante contra Colombia y luego recibir en casa a la albiceleste, lo que ya no sera necesario, tras el anuncio de Conmebol de que la doble jornada quedaba suspendida.

Por su parte, el técnico portugués de la Vinotinto, José Peseiro, hizo convocar a los jugadores del patio para realizar un módulo de trabajo, una suerte de casting para elegir a posibles integrantes de la Vinotinto para los partidos de la eliminatoria y la venidera Copa América. Venezuela se oponía a jugar los partidos ante Ecuador y Perú sin los legionarios, porque daría enormes ventajas en el terreno si efectivos esenciales en el funcionamiento del equipo como Darwin Machís, Yangel Herrera, Salomón Rondón, Tomás Rincón eran retenidos en sus respectivos clubes.

En este escenario de bajas forzadas por la pandemia y el poder de los clubes europeos, Peseiro habría tenido que lidiar con el nulo ritmo de los jugadores del país, pues con la excepción del Caracas que entró en acción en la Copa Libertadores, el resto de los clubes atraviesa por la fase de preparación para el próximo campeonato que iniciaría en abril.

En virtud de esta situación de recrudecimiento de la pandemia, la medida de Conmebol es la más saludable. Lo principal es garantizar la vida de los futbolistas y resulta inconveniente exponerlos a posibles contagios.

Peseiro ahora tendrá que planificar los partidos de la Copa América que se jugará en junio próximo ante Brasil, Ecuador, Perú y Colombia, en Medellín y Bogotá. La Conmebol ha confirmado que la celebración de este torneo es innegociable. Sin embargo, la evolución de la pandemia y las medidas sanitarias determinarán, si el campeonato se juega con todas las estrellas o con plantillas de emergencia.

Federativos hicieron valer su derecho a elegir democráticamente

Da gusto ver cómo los dirigentes de las federaciones han perdido el temor a discutir sus asuntos, expresar a voz en cuello sus pareceres y dirimir de forma democrática, a través del voto y no de un dedazo, la elección de su representante en el Directorio del Instituto Nacional de Deporte, donde se ejecutan las políticas deportivas y se aprueban recursos para las diferentes disciplinas.

La elección de la profesora Zobeira Hernández, presidente de la Fevegimnasia, con la participación de 63% de sus colegas, para sustituir en el cargo a Judith Rodríguez de Fevevoleibol, es una respuesta contundente para quienes intentan cercenar con amenazas y guapetonerías el derecho que tienen los dirigentes de reagruparse, unificar criterios y disentir. El movimiento federativo sale fortalecido de esta elección para futuros desafíos en el 2022, cuando se definirá su futuro. Por ahora, con el poder del voto derrotó de forma unánime al silencio cómplice y a sus mentores.

Comité de la FVF tendrá que pedir prórroga y mover las elecciones

El proceso electoral de las asociaciones está tan complicado por las irregularidades cometidas en la mayoría de ellas, que difícilmente el Comité de Regularización podrá cumplir con el mandato que le otorgó la Fifa en el plazo estipulado del 30 de junio de 2021.

Debido a las impugnaciones que les toca revisar, el Comité necesitará más tiempo para organizar la Asamblea Nacional Electoral pautada para la primera semana de mayo, en la que se elegirían a las nuevas autoridades de la Federación Venezolana de Fútbol para el período 2021-25.

De las 13 asociaciones que tienen reconocimiento legal del Instituto Nacional de Deportes para llamar a elecciones, en al menos cinco de ellas los procesos tienen reparos, y el comité requiere que un mínimo de 10 entidades cumplan con todos los requisitos legales para convocar a elecciones nacionales. Por tal razón, es lógico pensar que se postergará para más allá de mayo la Asamblea General y que el Boreau de la Fifa prorrogue hasta fin de año el funcionamiento del Comité de la FVF para que cumpla con su mandato de organizar elecciones democráticas y transparentes.

Deja un comentario

Lo último