martes, junio 18, 2024
InicioHipismoAntonio Álvarez: "El hipismo venezolano vive su mejor momento"

Antonio Álvarez: “El hipismo venezolano vive su mejor momento”

Para “El Potro” la actividad hípica más allá de ser un juego de envite y azar; es una industria que genera miles de empleos y una pasión

Antonio “El Potro” Álvarez, conocida figura del deporte, la música y la política, se viene desempeñando desde diciembre de 2018 como superintendente nacional de Actividades Hípicas.

Un cargo que le ha dado grandes satisfacciones por su afición a los caballos desde muy joven, pero que también le ha ganado detractores que ven en El Potro un obstáculo para sus negocios.

Sin embargo, Antonio Álvarez hace caso omiso a las críticas infundadas y está metido de lleno, y lo consiguió, en sanear el emocionante mundo de los caballos.

—¿Cuál es la diferencia entre el hipódromo que encontraste y el actual?

—Gracias a Líder y a Últimas Noticias por permitirme llegar a través de sus medios a sus altas audiencias. Decirte lo que encontramos, el antes y el después, no ha sido parte solamente de Antonio Álvarez. Agradezco al presidente Nicolás Maduro, quien me delegó la responsabilidad y la confianza para llegar a esta hermosa infraestructura que genera miles y miles de empleos directos e indirectos. Una gran industria, que es transversal y que apoya productivamente a todo un país. Que más allá de ser un juego de envite y azar, es una gran pasión, es un gran deporte donde se incluyen a múltiples profesionales, deportistas, entrenadores, jinetes, veterinarios, el mundo de la alimentación y de la medicina para los equinos. Es una gran industria que está viviendo un gran momento, que está en la pasión y en las venas del venezolano.

—¿Resultó difícil adaptarse

a una institución en un momento en que el país atravesaba serios problemas?

—Nos topamos con personas humildes que nos acompañaron trabajando día a día. El caballerizo, el peón, esas personas con mano de obra no calificada que logramos aglutinar dentro de este espacio tan importante. Que los recibimos en una situación país que venía siendo golpeado por sanciones y bloqueos a nivel económico. Debíamos adaptarnos a los nuevos tiempos que nos estaban tocando en ese momento a los venezolanos, con una caballada disminuida y lo logramos. El Instituto Nacional de Hipódromos es una industria que brinda un gran apoyo social a las comunidades aledañas como El Valle, Coche y Las Mayas. Ejemplo de ello, nuestro aporte en equipamiento e insumos médicos al hospital de Coche.

Antonio Álvarez no solo vivió momentos de apremio al asumir la dirección de La Rinconada en el año 2018. Después de las intensas lluvias caídas en Caracas para el año 2014, cuando muchos damnificados fueron refugiados en las tribunas del INH, al Potro Álvarez se le asignó la tarea de reubicar a todas las familias que estaban viviendo esta difícil situación.

—Fueron momentos muy duros, pero gracias al apoyo del presidente Nicolás Maduro todas las familias fueron reubicadas en viviendas dignas. Lo difícil vino después y era darle un vuelco a los daños materiales que sufrieron las instalaciones del hipódromo, pero lo logramos y hoy en día tenemos unos de los mejores hipódromos del mundo.

Otro de los momentos duros durante la gestión de Antonio Álvarez al frente del INH fue el de la pandemia del covid-19.

—Vivimos días difíciles, pero salimos adelante. Meses a puerta cerrada y con máxima seguridad. Todos los empleados fueron atendidos y vacunados, al igual que sus familiares. El Poliedro pasó a ser un centro de atención pública donde atendimos miles de casos y los más graves eran remitidos a hospitales o a clínicas privadas. Siempre con la tarea de cortar la cadena de contagio.

—En ese momento no había carreras, la gente estaba desanimada porque había perdido una de sus principales atracciones que eran los caballos los fines de semana. Le pedí el apoyo al presidente Maduro, que me diera la confianza de no cerrar por completo la actividad, porque para nosotros volver otra vez a iniciarla iba a ser muy cuesta arriba. Los caballos son atletas, todos los días ellos salen a entrenamiento, si tú pierdes una semana, quince días, un mes, al caballo le cuesta recuperar las condiciones, y volver una vez más a cancha y dar el mismo espectáculo les cuesta al menos seis meses.

La orden presidencial era de máxima bioseguridad, utilizar el tapabocas, desinfectar, hacer pruebas constantemente. Nos dio todo el apoyo. El Poliedro funcionaba y atendía a los enfermos bajo impecables condiciones. A puerta cerrada, vacunamos a todos los trabajadores, a todas las personas que hacían vida en él hipódromo para poder sacar las carreras todos los fines de semana. Lo logramos, eso fue lo que nos dio la fortaleza de seguir en buen rumbo, el buen camino, crear mayor conciencia. Fue fundamental, todas las personas, hombres y mujeres de la institución, dieron su vida por echar esto hacia adelante y lo logramos a pesar de funcionar dos años y medio a puerta cerrada.

—Pasada la tempestad,

¿qué vino después en

el hipismo venezolano?

—Luego de la recuperación de esta gigantesca obra logramos traer una vez más el Clásico del Caribe a Venezuela en el año 2022. Hacía unos cuantos años que no se lograba y aquí ves una vez más que nuestro país es grande. Nos visitaron grandes jinetes, como los hermanos Ortiz, Irad y José Luis. Grandes exponentes de la hípica mundial nos dieron su confianza. El respeto y el cariño que nos tienen en la hípica internacional es grande. Tenemos a un Javier José Castellano ganando un Kentucky Derby y el Belmont Park y a un Junior Alvarado triunfando en la Saudí Cup, la carrera más rica del mundo. Y les voy a dar una primicia, porque ustedes han sido muy consecuentes y son parte fundamental de lo que a través de sus redes y a través de su verdad transmiten la realidad de La Rinconada y por ello merecen mi cariño y respeto. Este año montaremos de nuevo el Clásico del Caribe en La Rinconada y le vamos a hacer un reconocimiento a Castellano. También va dedicado a Gustavo Delgado, al mismo Junior y a toda esa cantidad d
e venezolanos que han colocado el nombre de nuestra hípica en alto. Vamos a tener mayores sorpresas. También confirmamos a los hermanos Ortiz. Hemos tenido una comunicación permanente por teléfono y a la orden para venir a este hermoso país y correr. Ellos dicen que en ninguna parte del mundo han sentido lo vivido en Caracas cuando nos visitaron en el 2022, el cariño de la afición. Eso marca una diferencia y ahí es donde tú ves lo que es la envidia cuando lo haces bien.

Aquí resulta oportuno acotar que Irad Ortiz, considerado el mejor jinete del mundo, dictó cátedra sobre Li Tre Fratelli en el Clásico Comparación, Templario en la Copa Invitacional de Importados y Philomena en la Copa Dama del Caribe, en los que fueron sus primeros triunfos en Venezuela y con lágrimas en sus mejillas afirmó: “Es un sueño hecho realidad, me siento muy feliz con las victorias logradas, felicito a la afición hípica venezolana y a los organizadores del evento”.

—¿El hipismo recuperó

su credibilidad?

—Hemos tenido que atravesar grandes adversidades en esta gran industria. Los éxitos no se miden con los triunfos, se mide por cuantas veces te levantaste como persona o como industria. No pudo una pandemia, tampoco las controversias políticas. Llegó un momento en que no teníamos la caballada, se cerraron haras por el tema de la inseguridad, por los altos costos de mantenimiento. Cuando llegué aquí se sellaban al cambio 10 dólares. En el 5 y 6 de hoy estamos llegando a 500.000 dólares, eso significa que para nosotros hay credibilidad. Hay un trabajo que se está valorando en todo el pueblo. Si el hipismo vivió una época de oro en Venezuela, no tengo ninguna duda en expresar que ahora estamos viviendo una época de titanio. La afición volvió a disfrutar de las transmisiones en vivo y directo con múltiples cámaras abiertas con las tomas para que sea el mismo aficionado el que juzgue, que pueda tener una opinión, buena, mala o regular. Hasta colocamos un dron para que tengan mejor visión y puedan expresar una mejor
opinión a través de las redes sociales. Existen personas que no saben de caballos y ven una tendencia en Twitter y se dejan llevar por lo que leen. Yo siempre he llamado a las batallas de las ideas, pero no a esa masacre verbal que se ve por las redes sociales. Eso es como que disparen primero y averigüen después, además, sin base, sin fundamento. Si hubiese una crítica constructiva, bienvenida, pero yo veo y observo que los que atacan es por una posición política y les digo, pues bienvenido, que Dios lo bendiga. Las controversias no ocurren solo aquí en Venezuela, es un continuo tema que se está viviendo en la política mundial y que nosotros no escapamos

—¿Cuáles son los planes en el futuro de Antonio Álvarez?

—En un futuro mi meta es lograr completar mi caballada en los tres hipódromos para los tres días de carreras. Valencia está creciendo con todos los hierros y estamos trabajando en mejorar sus instalaciones. Es un hipódromo activo donde se realizan carreras cada quince días. Ahora bien, nos toca un proceso más largo con el hipódromo de Santa Rita. Es algo que lo tengo en el futuro a corto plazo, porque mi visión es entregar el cargo como presidente del instituto con los tres hipódromos en óptimas condiciones generando trabajo y atendiendo a una caballada importante. También le voy a dar duro a la ilegalidad, a todos aquellos que de alguna manera u otra se beneficien de la industria sin aportar nada y generando comentarios para tratar de descalificar o desmeritar la labor de 700 trabajadores, hombres y mujeres, que día a día laboran en los espacios de esta administración para que este hipódromo funcione de manera correcta y genere recursos que también redunden en una labor social para los trabajadores y la comu
nidad con donaciones de ambulancias y sillas de rueda, entre otros beneficios. Que me ataquen a mí y no a mi gente. Este es mi trabajo y yo tengo que cumplir con eso. Hay que difundir los logros para que el pueblo vea lo que el presidente Maduro está haciendo y hasta donde estamos llegando.

—¿Qué mensaje tiene en estos tiempos para la juventud venezolana?

—A esa generación que viene de relevo, a esa cantidad de jóvenes que por primera vez van a ejercer su derecho al voto, les digo que somos un país grande y democrático, que hay muchos jóvenes que van a ejercer por primera vez el sufragio, que la única manera de resolver los problemas del país es a través del voto en pro del futuro de la juventud venezolana. Que dejemos a un lado el odio y el resentimiento en las redes sociales. Que la mayoría del pueblo venezolano salga a ejercer su derecho al voto y a escoger a la persona que sea el candidato de su preferencia. Tenemos un país hermoso, un Consejo Nacional Electoral libre, democrático y envidiado en muchas partes del mundo, serio, transparente, y que este 28 de julio llamo a elecciones porque este año van a haber elecciones.

—¿Cómo evalúa el tema país?

—Pasamos momentos muy difíciles y adversos durante los últimos diez años. En Venezuela hoy en día a nivel mundial reconocen nuestra resiliencia, esa capacidad de superar las adversidades y sobreponernos a los momentos más críticos. Tenemos grandes hombres, en la ciencia, en las empresas, en la música, hermanos míos que han llegado a las Grandes Ligas, que han hecho grande a este pueblo. Hijos de Bolívar, Ribas, Zamora, que entregaron su vida y su sangre para darnos el bien más preciado que hemos alcanzado en los últimos 200 años que es nuestra libertad, nuestra soberanía, nuestra independencia.

—No podemos dejar pasar por alto tu carrera como pelotero.

—Desde joven tomé la decisión de que yo me iba a encargar de mi familia. Papá y mamá fueron importantes con su apoyo y gracias a ellos entendí que si uno quiere ser alguien en la vida debe tomar decisiones. Papá siempre estaba pendiente y desde muy joven me dijo creo en ti. Se preguntaba que está pasando con mi muchacho, dónde está mi muchacho, hacia dónde va mi muchacho y eso fue lo que me marcó en mi decisión de ser pelotero. Admiraba a Andrés Galarraga y a Omar Vizquel. Yo quería ser pelotero y lo logré. Firmé con los Piratas de Pittsburgh y los Leones del Caracas.

—¿De dónde viene el número 56?

—Desde pequeño mi papá sellaba su cuadrito y me llevaba al hipódromo. Asistíamos a la Tribuna C y yo corría todo ese trayecto viendo a los caballos. Desde ahí empecé con el tema del número 56 por el juego del 5 y 6. El número nos identifica mucho. Para que tú puedas mantener en un equipo tu número tienes que ser un caballo. Tuve la oportunidad también de jugar con los ocho equipos aquí en Venezuela y eso es un récord bien difícil de batir.

-¿Venezuela epicentro del hipismo

Latino y del Caribe?

—Tenemos una visión tan interesante y tan productiva y es que nos convirtamos en un epicentro del hipismo en Latinoamérica y del Caribe. Contar con caballos de Argentina y Chile y darle impulso a la cría nacional. Otra primicia es que vamos a tener personalidades invitadas que son muy influyentes en el mundo hípico a nivel mundial. Ellos han visto aquí un espacio geográfico importante para el hipismo. Venezuela es un país que puede brindar facilidades a todos los que quieran invertir en el país con su caballada. Seguimos aquí y en el mundo hípico saben lo que estamos logrando en Venezuela. Antes de irse de este mundo mi viejo me dijo ‘preocúpate por el día en que no te critiquen’.

Antonio Álvarez se despidió no sin antes dejar una reflexión al país hípico.

—Vamos a brindarle facilidades a todas esas personas que creen en el hipismo, propietarios de haras, de caballos, jinetes, entrenadores, personal obrero y administrativo. Estoy agradecido, feliz y contento por todo lo que está pasando en la hípica, porque esta es la verdad, la verdad que habla con ellos. Creo que las mentiras siempre tienen patas cortas, la verdades son eternas, son infinitas, y esa es la realidad. Seguimos aquí, hablar por hablar sin aceptar la realidad de lo que tú haces o lo que tú hablas es mirar al pasado. Evito dar entrevistas para decirle al mundo qué es lo que estamos haciendo porque ello está a la vista. Mi meta es dejar un hipódromo en pleno funcionamiento, limpio y que sea ejemplo de un país que viene marchando hacia mejores rumbos.

Deja un comentario

Lo último