martes, mayo 17, 2022
InicioHipismoReny Romero: el turf criollo es el mejor

Reny Romero: el turf criollo es el mejor

Toda actividad que se realiza en cada deporte u organización forma parte del engranaje que incide de manera significativa en los resultados de la disciplina que se practica.

El hipismo no escapa a esta situación y es por eso que en los principales hipódromos del mundo los galopadores o traqueadores forman una pieza muy importante, y vital en el desarrollo de la hípica mundial.

En esta oportunidad traemos al ex jinete y ahora traqueador Reny Romero, quien al retirarse como jockey decidió mantenerse en la hípica como galopador, profesión que desempeña desde 2018, cuando decidió guindar las botas como jinete activo.

Romero, quien debutó en La Rinconada en la temporada de 1985, luego de ganar 42 carreras en el recordado hipódromo La Limpia de Maracaibo y 17 en el óvalo de Valencia, considera que el mejor ejemplar que le tocó conducir durante su carrera como jinete fue el triple coronado Iraquí, con el que ganó 15 días antes de participar en el José Antonio Páez.

Mi primer triunfo en La Limpia lo conseguí con Queen of Dew y en la primera actuación en La Rinconada logré tres victorias, una con Baby Dancer entrenada por Agustín Bezara Castro y vencí con Refino e Iraquí, presentados por el recordado Daniel Pérez para los colores del Stud Chivacoa y en total conseguí 182 visitas al paddock de ganadores”, recordó el jinete nacido en Maracaibo en 22 de noviembre de 1963.

.- ¿Por qué decides ser jinete?

-Fue por insistencia de mi primo Néstor Luis Romero, quien para la época se destacaba como uno de los mejores jinetes del Hipódromo La Rinconada y me dijo que tenía peso y estatura para sobresalir como jockey”, aseguró el galopador que también recordó la carrera que le ganó a Rafael Torrealba en final de foto luego de protagonizar fuerte lucha durante los 400 metros finales y faltando escasos metros para la llegada le asomó el látigo a su conducido El Tío Carlos y superó por mínima diferencia a Trapiche.

Romero afirmó que fue instructor del aprendiz de moda Jefferson Díaz y que todos los días llega antes de las seis de la mañana a la pista del óvalo de Coche, donde ejercita más de 10 ejemplares diarios y trabaja con los entrenadores: Abraham Campos, Carlos Álvarez, Raúl Salazar, César Morón y su hijo Renzo Romero quien poco a poco se abre paso en la profesión.

“La labor que realizamos los traqueadores es muy importante para la hípica, debido a que hay corceles de mal genio y difíciles de trabajar para algunos jinetes, que nos son confiados para los ejercicios diarios”, afirmó el galopador que como jinete activo prefirió correr a los ejemplares rápidos y fue un consecuente triunfador.

“Depende de las características de los corceles a la hora de correrlos, pero es preferible tomar la punta y controlar la carrera para evitar cualquier contratiempo”, afirmó el látigo que diariamente dirige la enseñanza de su nieto Samuel Romero quien está en la Escuela de Jinetes de La Rinconada.

Lo último