sábado, junio 25, 2022
InicioHumberto AcostaSatchel Paige, el favorito

Satchel Paige, el favorito

Los toleteros Joshua Gibson y Buck Leonard, no fueron los primeros genuinos peloteros de las desaparecidas Ligas Negras, en llegar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas, como anunciamos erróneamente en la columna del pasado lunes. Fue el lanzador LeRoy Satchel Piage en 1971, un año antes del arribo de Gibson y Leonard.

Solo que Paige ingresó al templo, también influido por su notable andar por las mayores, aún cuando ya contaba con más de sesenta años de edad. Sin embargo no cabe duda alguna sobre su merecimiento.

Un merecimiento de tal magnitud, que LeRoy Satchel Paige es estimado, si no como el más talentoso, como el más célebre y apreciado jugador que haya pasado jamás por las Ligas Negras, entre 1926 y 1950. Un trayecto que podemos resumir en número.

El pitcher nacido en 1906, lanzó cerca de 2500 encuentros, ganó dos mil, con 250 blanqueos y 45 desafíos sin hits ni carreras. Una vez apareció en 164 encuentros consecutivos, y una vez ponchó a 22 bateadores en un desafío.

Nada de extraño tendría que expertos en la materia, de cualquier época, lo consideren uno de los mejores pitchers de siempre como:

  • Cy Young
  • Walter Johnson
  • Christy Mathewson
  • Grover Alexander
  • Bob Feller
  • Warren Spahn
  • Sandy Koufax
  • Bob Gibson
  • Tom Seaver
  • Roger Clemens
  • Greg Maddux
  • Randy Johnson

Por ejemplo, con los Crawfords de Pittsburgh tuvo registros de 32-7 y 31-4 en las campañas de 1932 y 1933 en la Liga Negra Americana.

Su nombre figuró en las nóminas de:

  • Barones Negros de Birmingham
  • Cachorros de Cleveland
  • Crawford de Pittsburgh
  • Monarcas de Kansas City
  • Estrellas de Filadelfia
  • Yanquis Negros de Nueva York
  • Medias Rojas de Memphis
  • Payasos de Indianápolis
  • Gigantes de Chicago

También estuvo en acción en ligas de Dominicana, Venezuela, y Puerto Rico.

El paso de Page por las Grandes Ligas fue corto y fulgurante. Se estrenó en 1948 con los Indios de Cleveland con registro de 6-1, efectividad de 2.48 en 73 entradas, 45 ponches y salvó un encuentro.

En la Serie Mundial ante los Bravos de Boston, no aceptó carreras en dos tercios de innings como relevista. Su estadía por las mayores también incluyó tres pasos por los Cafés de San Luis del 51 al 53, y uno más los Atléticos de Kansas City en 1965, Se retiró con 28 triunfos y 31 derrotas.

Los historiadores y los aficionados de su época, afirman que Paige tenía cinco envíos, recta por encima del brazo, recta por el lado del brazo, cambio de velocidad, curva, y knuckball. “Podía lanzar de todo”, aseguran sus cultores.

No por casualidad, antes de retirarse en la gran carpa, ponchó a un bateador con 65 años de edad.

Deja un comentario

Lo último