martes, mayo 17, 2022
InicioHumberto AcostaTripleplay | La cofradía de los 20 ponches

Tripleplay | La cofradía de los 20 ponches

El pasado viernes 23 de abril en Nueva York, Jacob deGrom estremeció al mundo de las grandes ligas. En medio de un esfuerzo de nueve entradas, el derecho de los Mets repartió 15 ponches entre la alineación de los Nacionales de Washington. Abanicar a quince bateadores no deja de ser un hecho digno de destacar en cualquier categoría. Incluso en un encuentro entre niños. Sin embargo, la hazaña de deGrom envuelve circunstancias nobles de destacar por los tiempos que se viven en las ligas mayores.

La generalizada intención de proteger los brazos de los lanzadores, las enormes sumas de dinero que se pagan para que cumplan con su cometido, ha provocado una manifiesta economía de envíos por juego. Especialmente entre los pitchers abridores. Cada vez es más frecuente como sus actuaciones no van más allá del sexto o el séptimo inning, no importa el nivel de su labor. Al menos que se halle en medio de un sin hits ni carreras. De allí la sorpresa causada por la prolongada travesía de deGrom que necesitó de 109 envíos.

Pero más allá de esas consideraciones, lo hecho por el pitcher de 32 años sirvió de excusa para evocar pormenores de los cuatro juegos donde se completó la marca para las grandes ligas de 20 ponches por un solo lanzador a través de nueve capítulos, protagonizadas por Roger Clemens, Kerry Wood, Randy Johnson y Max Scherzer. Aún no se cree que algo así haya podido ocurrir.

En su primera exhibición el 29 de abril de 1986 en Boston, Clemens ponchó cuatro veces a Phil Bradley, y en tres oportunidades cada uno a Ken Phelps, al boricua Iván Calderón y a Dave Henderson. Todos los integrantes de la alineación abridora del Seattle al menos recibieron un ponche, mientras el derecho de los Medias Rojas recibió tres imparables, contado un jonrón solitario de Gorman Thomas. No dio boletos y Boston ganó 3 a 1 con un jonrón con dos en base de Dwight Evans.

El 18 de septiembre de 1996 ante los Tigres en Detroit, Clemens al menos en una ocasión anestesió a los bateadores del orden original, cuatro solamente a Travis Fryman y en tres a Tony Clark. No regaló pasaportes y espació cinco hits, todos sencillos. Retiró cinco entradas por la vía rápida y ningún corredor pisó la tercera base. Boston ganó 4 a 0.

Wood abanicó a veinte bateadores de los Astros el 6 de mayo de 1998 en Chicago. Todos los toleteros del Houston fueron guillotinados al menos una vez, y en tres cada uno: Jeff Bagwell, Jack Howell y el dominicano Moisés Alou. En un instante ponchó a siete consecutivos y retiró siete innings por la vía rápida. Wood no dio boletos, solo recibió un hit, sencillo de Ricky Gutiérrez. Un elevado de sacrificio del dominicano Henry Rodríguez y un rodado dentro del cuadro del boricua José Hernández remolcaron las rayitas de los Cachorros. Fue el tercer triunfo de Woods en la campaña. Chicago 2 Houston 0.

La “excepción” de Randy Johnson y aquel juego histórico

Del meteórico cuarteto, solo Johnson es zurdo y fue el único que no ganó el histórico encuentro. Se fue sin decisión después de nueve capítulos el 8 de mayo de 2001 frente a los Rojos de Cincinnati. Al abandonar Johnson el juego, éste se hallaba igualado 1 a 1.

El abridor de los Cascabeles guillotinó a cada bateador que confrontó, en tres ocasiones al después Salón de la Fama, Barry Larkin y en tres más a Alex Ochoa. “Big Unit”, apenas toleró tres inatrapables y la única rayita fue impulsada por un sencillo del panameño Rubén Rivera en el quinto.

Johnson eliminó los cuatro primeros capítulos de manera perfecta y siete de los nueve que completó. No dio bases por bolas y solo enfrentó a 29 bateadores mientras Arizona se impuso a Cincinnati 4 a 3 en once innings.

EN TIPS

El último de la lista

Scherzer se unió al grupo el 11 de mayo de 2016 cuando comenzó por los Nacionales ante los Tigres. Sus abanicados incluyeron a cinco integrantes de la alineación abridora con tres abanicados para cada uno: Ian Kinsler, J.JMartínez, el venezolano Miguel Cabrera, James McCann y Anthony Gose.

Víctor Martínez lo sacudió

Scherzer espació seis hits, tres del venezolano Víctor Martínez quien fue el único de la alineación sin ponches. No otorgó boletos y permitió dos rayitas limpias empujadas por jonrones solitarios del cubano José Iglesias y J.D. Martínez. Es el único activo del cuarteto. Washington ganó con pizarra de 3- 2.

Lo último