¡Salto a la gloria! Yulimar conquistó Tokio e impuso un nuevo récord mundial

Yulimar Rojas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El presagio se cumplió. La venezolana Yulimar Rojas, que hace cinco años en Río 2016 se colgó la medalla de plata en la prueba del Salto Triple, confirmó este domingo que es la reina de la disciplina. Ganó oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Un salto de 15.67 metros la catapultó a la gloria. Sí, voló, brilló, reinó.

En su primer intento, con un salto de 15.41 metros, rompió el récord olímpico, dejando atrás el registro 15.39 de Francoise Mbango (Beiging 2018). Y en el cierre de la competencia se adueñó de la mejor marca del mundo. Atrás quedó el 15.50 m Inessa Kravets.

Yulimar comandó de principio a fin. Nadie se le acercó. De las 12 finalistas solo la portuguesa Patricia Mamona logró superar los 15 metros (15.01) para adueñarse de la medalla de plata.

Ana Peleteiro, de España, cerró el podio con un salto de 14.87 m.

Mujer histórica

Rojas es ahora la primera mujer en la historia de Venezuela que gana una medalla dorada en la máxima cita del deporte.

En la historia olímpica ahora estará escrito su nombre como la cuarta campeona olímpica del país, uniéndose a:

  • Rubén Limardo (esgrima – Londres 2012)
  • Arlindo Gouveia (taekwondo – Barcelona 1992)
  • Francisco “Morochito” Rodríguez (boxeo – México 1968)

La Reina le ha puesto un broche de oro a la actuación de los venezolanos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Su conquista es la cuarta medalla criolla en la presente justa universal, tras el éxito los pesistas Julio Mayora y Keydomar Vallenilla y el ciclista Daniel Dhers.

Lee también: Daniel Dhers se bañó de plata en Tokio 2020

Nunca antes una delegación tricolor había ganado más de tres preseas y mucho menos había combinado un oro con dos o más metales. Los criollos cumplieron, prometieron para Tokio una actuación histórica y no defraudaron.

Llenaron de gloria, pundonor y orgullo a toda Venezuela.

Un sueño cumplido

A los Juegos Olímpicos de Tokio los acompañó la incertidumbre, pero con Yulimar Rojas nunca hubo dudas.

El 14 de agosto de 2016 Yulimar bordó con hilos de plata la promesa de ser la más grande atleta en la historia de Venezuela. Solo tenía 21 años, pero saltó -sin titubeos- del anonimato al segundo peldaño del podio olímpico.

Aquel primer recorrido fue de 14.98 metros y el resto es historia.

Fue campeona mundial al aire libre, en 2017 y 2019, y en pista cubierta en 2018. Se bañó de oro en los Panamericanos de Lima 2019, imponiendo un nuevo récord (15.11 metros), e incluso se convirtió en la primera venezolana en ganar el Premio Atleta del año de la World Athletics.

Erigida como la mejor triplista de la actualidad, llegó a los Juegos Olímpicos de Tokio para reencontrarse con aquella promesa lejana, que inició como un sueño individual y se convirtió en el anhelo de todo un país.

Era la favorita de todos, especialmente luego de ganar en diciembre de 2020 el premio a la mejor atleta de la World Athletics y saltar 15.43 metros en Andújar (mayo 2021) para adueñarse de la segunda mejor marca de la historia.

“Sé que esta vez el oro olímpico me está esperando”, declaró con tenacidad al comienzo de los Juegos.

En la arena ha levantado una hegemonía, es la mejor del mundo. Ocho de las diez mejores marcas mundiales del salto triple al aire libre pertenecen a Rojas, incluyendo ahora el récord olímpico.

Antes de este domingo, 17 veces había saltado Rojas sobre los 15 metros, pero es el de hoy el que la ha inmortalizado.

La caraqueña, criada en Anzoátegui, es campeona olímpica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
 

Enlaces patrocinados