lunes, mayo 27, 2024
InicioMás DeportesCiclo OlímpicoVisión de juego | Directorio del IND espera por designación de nuevos...

Visión de juego | Directorio del IND espera por designación de nuevos integrantes

Nadie se explica la razón por la cual no se ha designado a los integrantes del nuevo Directorio del Instituto Nacional de Deporte. Desde la salida del hoy diputado por Caracas, Pedro Infante, de su doble función de ministro del Deporte y presidente del IND, el órgano ejecutivo ha estado inoperante.

De acuerdo a la Ley Orgánica de Deporte, el Directorio del IND debe estar conformado por el presidente del organismo, cinco directoras o directores del IND designados por el ministro con competencia en la materia, un representante de los trabajadores del IND, un miembro de la Comisión Nacional de Atletas, otro del Comité Olímpico Venezolano, uno más del Comité Paralímpico, un vocero de las federaciones y otro de las glorias deportivas.

Las federaciones eligieron en marzo pasado a Zobeira Hernández, presidenta de la Federación Venezolana de Gimnasia, como su nueva delegada en el Directorio inedista.

En unas elecciones en las que concurrieron 29 de las 46 federaciones reconocidas legalmente por el IND para una participación de 63%, los dirigentes deportivos sustituyeron a Judith Rodríguez (Fevevoleibol), quien había sido la representante de las entidades promotoras del deporte en el Directorio.

¿La razón de este cambio? Rodríguez mantuvo silencio cómplice ante las amenazas e improperios de los Señores de los Anillos del Comité Olímpico Venezolano, de los que fueron víctimas varios federativos, incluyendo el presidente de la Federación Venezolana de Tenis de Mesa, el arquitecto Félix Ducharne, al que le ofrecieron darle una “golpiza”, como este
denunció públicamente en rueda de prensa.

Lo cierto es que aún sin el Directorio en funcionamiento, el IND llevó adelante la ruta olímpica y paralímpica, que culminó en la reciente cita de Tokyo 2020 con la mejor actuación en la historia de Venezuela, cosechando récords de preseas en ambas competencias.

Pero el ministro del Deporte, Melvin Maldonado, tiene la obligación de designar a los cinco directores o directoras del IND para que el Directorio se ponga de nuevo en marcha y cumpla sus múltiples obligaciones, entre las cuales figura: “Autorizar la inscripción de las entidades deportivas nacionales en el Registro Nacional del Deporte, la Actividad Física y la Educación Física”.

Este año ha sido de renovación de las autoridades deportivas de las asociaciones y federaciones. Las entidades promotoras del deporte están en la obligación de celebrar sus elecciones para elegir a sus directivas para el período 2021-2025, y el Directorio del IND debe aprobar, por su parte, las respectivas providencias administrativas para que las asociaciones y federaciones cuenten con el reconocimiento legal del Estado, tal como señala la Ley del Deporte y su Reglamento Parcial Número 1.

El programa Sueño Olímpico, que el presidente de la república, Nicolás Maduro, solicitó a la dirigencia deportiva del país, podría empezar por poner en funcionamiento al Directorio inedista. Porque los únicos que se benefician de la acefalía de este brazo ejecutivo del deporte son los dirigentes deportivos que a punta de amenazas y triquiñuelas aspiran a permanecer en su cargos.

Solo los federativos que tengan reconocimiento legal del IND podrán, a su vez, participar el próximo año en la elección de las nuevas autoridades del Comité Olímpico Venezolano para el período 2022-2026.

Ya hay toda una estrategia legal, repletas de impugnaciones en la Sala Electoral del TSJ, para evitar que las federaciones “rebeldes”, contrarias al continuismo de los Señores del los Anillos del COV, reciban reconocimiento del IND y hagan valer su derecho a participar y disentir en las elección del año entrante.

La ética para el karate do debe aplicar también para la natación

Por mandato de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, el Instituto Nacional de Deporte y el Comité Olímpico Venezolano deben nombrar un representante para formar parte de la Comisión Electoral AD-HOC que debe llevar adelante los procesos electores de la Federación Venezolana de Karate Do y Deportes Acuáticos respectivamente.

En respuesta a este mandato del TSJ, la directiva del COV envío una carta el 16 de julio de 2021 a la magistrada Indira Izaguirre, presidenta de la Sala Electoral, en la que rechaza tener representación en el cuerpo colegiado de la Federación de Karate Do, porque “coloca en serio riesgo de violación de la Carta Olímpica y los principios que la sustentan, al igual que el Código de Ética del Comité Olímpico Venezolano”. Es de suponer, en consecuencia, que por idénticas razones el COV tampoco aceptará participar en la Comisión Electoral de la Federación de Deportes Acuáticos, como ordenó el TSJ en otra decisión el pasado 17 de septiembre, más aún cuando habría un posible conflicto de interés familiar de por medio en ese proceso comicial.

Metro y medio es la distancia para respetar a los ciclistas urbanos

Las dificultades con el abastecimiento de la gasolina, el beneficio para la salud y el medio ambiente que significa moverse sobre dos ruedas y una conciencia ambiental ha incrementado en Venezuela el número de bicicletas. Por eso, el fin de semana pasado, cientos de pedalistas urbanos volvieron a tomar las calles de Caracas para sensibilizar sobre la necesidad de respetar a los ciclistas. Un metro y medio es la distancia mínima que debe separar un transporte a motor de un pedalista para evitar
accidentes. No lo olvide cuando conduzca y vea a un ciclista pedalear a su lado.

En la Asamblea Nacional se presentó este año un proyecto de Ley de Ciclismo Urbano del que no hemos escuchado más, y que
espera por una segunda discusión. El tema del ciclismo y de generar vías para su movilidad debería ser un tema de preocupación y debate para las elecciones de alcaldes en todo el país.

Sería oportuno que los candidatos a gobernar nuestras ciudades incluyan en sus planes crear ciclovías. Seguro conseguirán un buen caudal de votos. Al menos el mío en Libertador.

Lo último