martes, abril 23, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Cuán lejos queda México

Camiseta 10 | Cuán lejos queda México

El 9 del Mazatlán cayó dos veces en el área y el juez de la partida no dudó un instante en decretar los penales. Dos goles y el equipo forastero se encaminó hacia la victoria ante el Tijuana, 3-2, en un partido sofocante y de resultado incierto jugado el pasado domingo. Vimos amenazar con disparos y luego rodar en el territorio prohibido a Fernando Aristeguieta, un “rare avis” como único venezolano en un fútbol mexicano que no sabemos por qué, ha sido vedado a los jugadores criollos. ¿Queda México tan lejos? ¿Por qué no es México “lindo y querido”, como se suele citar a aquel país, tan “lindo y querido” para los futbolistas de estos lados? Tal vez podamos hablar de las dificultades que ha resultado para que muchachos de por aquí lleguen a levantar cabeza en aquella nación multicultural de aztecas, toltecas y olmecas, en la que prevalece en el fútbol el sentido táctico por encima del técnico; ahí radica mucho del por qué del fracaso. A través de los tiempos han llegado esporádicamente algunos jugadores nacionales, aunque quizá hayan sido Giancarlo Maldonado y Juan Arango los únicos que antes de la llegada del “Colorao” hayan podido dejar huellas en los campos mexicanos. ¿Qué misterio ejercerán los poderes ocultos para que esta situación perviva en el tiempo?…

Por razones de vecindad, de maneras de entender la vida y el fútbol, Colombia se les hace cómoda a los jugadores de este país. Hay identidad, comprensión de las cosas con los de allá, y es absolutamente normal la llegada a su geografía de los futbolistas salidos del campeonato local. También hay similitudes con Brasil (siempre nos ha parecido que si hay dos pueblos en el mundo que se parezcan, esos son brasileros y venezolanos), aunque por distancia, desconocimiento de ellos hacia este lado del mundo y de exigencia de aquel fútbol, en el Amazonas las cosas siempre han resultado más difíciles.

El afán por la trasmisión de los partidos internacionales, especialmente los de gran calado como el Real Madrid-Barcelona del sábado, hacen que la gente olvide lo que pasa puertas adentro. Es una situación que se viene arrastrando en Venezuela desde hace algún tiempo, y que ha llevado a algunos erradamente a pensar que la popularidad del fútbol puede competir con la del beisbol. Los aficionados identifican nada más al ver en pantalla a los que juegan en Europa, mas desconocen, casi totalmente, a los del torneo venezolano. Y no es de su responsabilidad tal ignorancia; es un entretejido de razones entre las cuales resalta en el mal sentido la falta de promoción de los medios y la incapacidad de los dirigentes y directivos para darlos a conocer. Nos vemos por ahí.

Lo último