jueves, abril 25, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | El éxodo hacia la tierra prometida

Camiseta 10 | El éxodo hacia la tierra prometida

Emigrar en el fútbol es parte de la vida en Brasil, Argentina y Uruguay. Es absolutamente normal que desde los 14 o 15 años de edad los chicos tengan el viaje a Europa entre sus sueños más acariciados.

“¿Ya te contrataron? ¿Cuándo te vas?”, son preguntas frecuentes que han sido comunes desde hace décadas, especialmente entre la gente de menos recursos económicos.

A estos tres territorios nombrados ahora se ha sumado Colombia, pues su fútbol es altamente apreciado en los exclusivos círculos del fútbol mundial.

No obstante, atención. Al éxodo de jugadores que rompen las fronteras se ha unido, de un tiempo acá y ocupante del sexto lugar en Suramérica, Venezuela. No hay estadísticas absolutamente confiables, pero la que parece más certera habla de 113 muchachos que han salido en busca de fortuna en otros confines del planeta.

Claro que muchos de ellos, al no haber sido tomados en cuenta por los países más futbolizados han sido llevados por agentes a ligas menores, de menor cuantía económica, sobre todo porque las necesidades familiares los llevan a la procura de dólares, así las cantidades ni siquiera se acerquen a las siderales que podrían obtener en Brasil, México o Argentina, y ni pensar en los pagos que se conocen en Europa.

Las estadísticas oficiales, y vaya que no siempre son creíbles, hablan de que Brasil está al frente con unos 1.600 jugadores, casi todos apetecibles por los grandes clubes, aunque sabemos, por conocer otras fuentes, que la cantidad rebasa los dos mil pues muchos de ellos, que normalmente van a equipos de segunda división, son de ligas del interior y no figuran en las listas de la Confederación Brasileña de Fútbol.

Igual sucede en Argentina, con casi mil jugadores en el exterior, mal contados, porque de seguro deben ser más, algunos de ellos auténticas figuras.

Colombia ya se eleva hasta casi 500, y llama la atención Uruguay, una población que apenas rebasa los tres millones y medio de habitantes y con cerca de 400 jugadores fuera.

Quiere decir que, proporcionalmente, es la vanguardia en las cuentas de los hombres que andan más allá de sus límites, toda una gesta del país oriental.

El fútbol, manojo de promesas, suele engañar con su dulce inocencia. Los jóvenes se enganchan a sueños de grandeza pero la realidad choca con sus finos ideales.

Solo unos pocos llegan, pero no hay que culpar al juego ni a sus circunstancias; al final de todo, el desengaño es también una manera de existir.

¿Contaron a Daniel Pereira?

No sabemos desde dónde parten las estadísticas y en qué lugar terminan, pero quizá no se ha tomado en cuenta la aparición de Daniel Pereira, por acaso el primer futbolista venezolano en ser tomado como la escogencia inicial, junto a un inglés y un jugador nacido en Kenya, en la Major League Soccer.

Este hecho está a medio andar entre lo inesperado y lo curioso, porque no se conocía el nombre del muchacho de 20 años de edad entre los candidatos.

Habrá que esperar por él, por la promesa que representa, en una liga que trata de consolidarse a punta de su magnífica organización entre las más importantes de la actualidad.

EN TIPS

Chilenos

El país trasandino no tiene muchos jugadores más allá de sus fronteras, pero algunos de ellos están en la elite: España e Italia son sus preferidos.

Ecuatorianos

La nación de la mitad del mundo fundamenta su fútbol en jóvenes por consagrarse. Se espera una camada numerosa para los próximos años.

Peruanos

Ya pasó su mejor generación de futbolistas, pero como Ecuador, la reciente promoción espera revivir la época de Teófilo Cubillas.

Bolivianos

Con su fútbol en horas bajas, es por estos días es el país de Suramérica con menos hombres en el exterior. Sus mejores épocas quedaron en la memoria.

Deja un comentario

Lo último