lunes, mayo 27, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Fútbol, y fuegos de artificio

Camiseta 10 | Fútbol, y fuegos de artificio

Despejado el humo del primer momento, y ya sabiendo la afición dónde es que se empata el tubo, los emprendedores de la llamada Superliga han quedado desnudos. Mal parados han salido del trance aquellos hombres que se aparecieron con la proclama del nuevo fútbol, con la mirilla puesta en la manera de ganar dinero del bueno. Eso en el primer golpe de vista, en la impresión inicial. No obstante, todo esto era previsible, y ellos lo sabían: soltaron la dinamita pero se quedaron con la mecha. Estaban ciertos en que la reacciones iban a ser virulentas, y que iban a ser llevados al cadalso de la opinión pública. Todo eso lo sabían. Y valiéndose de la vieja treta de soltar el conejo para que los galgos lo persigan, utilizaron a la Superliga como fuegos de artificio para conocer hasta dónde iba a llegar la explosión de la noticia…

Al final de todo, fue un truco publicitario. Ya saben los poderosos lo que piensa la gente, ya conocen las armas que hay del otro lado del río y por tanto, descaminados, otra deriva han de procurarse. En lo profundo de sus intenciones saben que no van a cejar, que por algún atajo se van a meter, porque al final la idea de la Superliga no es del todo un descalabro ni el fin de todas las cosas. Hastiados de la prepotencia de los conductores del fútbol, ir contra la Uefa, contra la Fifa, es un deseo escondido de muchos aficionados. Solo que un “golpe de estado” puede traer la llegada de otros, quien sabe con cuáles propuestas escondidas y no siempre de buen tono. Armar un nuevo circuito con la elite del fútbol puede ser un peligro de consecuencias imprevisibles, y tal vez entonces la bomba les explote a los empresarios en sus propios rostros…

Al final de la jornada, es la época en la que estamos montados. Si revisamos la historia del fútbol, del deporte todo, veremos que siempre ha sido así, de cambios porque el mundo también cambia. Julio Verne soñó que disparado por un poderoso cohete el hombre podía llegar a la Luna, y ya vemos cómo ya hay un carro que rueda en Marte. La Liga de Campeones de Europa comenzó en la década del 50 solo para los vencedores de los circuitos más importantes, y hoy día, según las últimas resoluciones de la Uefa, en la próxima van a competir 36 equipos. Así la Copa Libertadores, inicialmente creada para los triunfadores y ahora apta para un montón. Así el Mundial, de 16 para 24, para 32 y desde 2026, 48. Ah, todo se convierte un abanico bien abierto, en el que entrar los moros y los cristianos, y en el que cada día la excelencia es mal vista. Nos vemos por ahí.

Lo último