viernes, marzo 1, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Goles de 3 en 3: es igual, pero diferente

Camiseta 10 | Goles de 3 en 3: es igual, pero diferente

En la semana que acaba de pasar, la noticia futbolística, seguramente inusual, fue la conquista de tres atacantes que, con sus goles levantaron alegrías en diversos lugares del planeta. Veamos: en Inglaterra, Salomón Rondón salió de su “fukú” (como llaman en países del Caribe a la pava) con un trío de anotaciones en Inglaterra para dar aliento a la Vinotinto y a la gente en Venezuela.

En Madrid, Karim Benzema cumplió el ritual de tres para dibujar sonrisas en España y Francia; también en suelo inglés, Cristiano Ronaldo hizo lo mismo reventando las redes adversarias con tres bazucazos de los que él acostumbra para alegría de sus paisanos portugueses (y no hablamos en esta columna de los tres de Fernando “colorao” Aristeguieta en México, pues ya lo hicimos en otra nota).

Hasta ahí, todo bien, todo al día, como se dice por ahí. Los muchachos cumplieron con su función de horadar al área y dejar sin aliento a las defensas enemigas…

Pero, un momento: fueron tres jugadores, cada uno con tres goles, y se podría pensar que es lo mismo. ¿Lo mismo? Mientras Rondón se avispó con un equipo de la quinta división inglesa, Benzema destrozó la oposición del París Saint-Germain, y Cristiano se desbocó ante el Tottenham, de la Premier League. Entonces, ¿es igual? Sí, lo es, tres son tres; es igual, pero diferente.

Son las dimensiones del deporte. No es lo mismo darle un jonrón a un pitcher del beisbol amateur que a Jacob deGrom. El símil vale para los goles.

Entonces, habría que revisar el tratamiento que se le da en Venezuela, particularmente, a una noticia y a otra. Los medio de comunicación tienden a uniformar porque es lo más fácil, lo más simple; pero no, habría que establecer las diferencias.

Fijémonos en la resonancia de uno y otro hecho en el ámbito internacional: mientras los tres de Rondón pasaron casi inadvertidos, los de Benzema y Ronaldo estremecieron el hecho noticioso…

Son los tamaños de las cosas, los tamaños que todo tiene. El sensacionalismo hecho en Venezuela con Salomón puede tener cierto sentido, pero con la desmesura como aliada.

La consecuencia es que, el aficionado, que no se cansa de ligar a los jugadores criollos, se pega de los goles como si en ellos se le fuera parte de la vida, y lo hace con razón. Y dice, como si fuera una súplica o una oración: “Ojalá que Rondón se haya guardado algunos goles para metérselos a Argentina y a Colombia”.

Así es. Si los consigue ante los últimos dos adversarios de la Vinotinto en este Premundial, esos goles van a tener tanta resonancia como los de Benzema y Ronaldo así no se los haya marcado al París Saint-Germain y al Tottenham. Nos vemos por ahí.

Lo último